ARGENTINA

El atentado en Melbourne preocupa a Argentina y a Brasil

Un yihadista tomó a una mujer de rehény después de enfrentarse con la policia fue abatido. El grupo extremista ISIS se adjudicó el ataque horas después.

0
La policía investiga los alrededores del atentado en Melbourne
STRINGER REUTERS

El terrorismo volvió a golpear esta vez en Melbourne, donde Argentina y Brasil se enfrentarán el viernes en un partido amistoso. Apenas dos días después de los atentados en Londres, el Estado Islámico se adjudicó este lunes el ataque con rehenes perpetrado por un fanático islamista en Melbourne, Australia. El terrorista y un hombre murieron en el ataque.

Esta mañana las selecciones se enteraron de la noticia del atentado y esperan durante el día de hoy la presencia de algún representante de la ciudad y más información oficial que aclare lo sucedido. Hasta el momento no han recibido ninguna notificación ni respaldo en la seguridad para dar tranquilidad a las delegaciones.

Las fuerzas policiales de Melbourne están convencidas de que se trató de un hecho aislado, un atentado de un "lobo solitario" como suelen llamar a los individuos que provocan atentados en solitario y que después se los adjudica ISIS. La policía había recibido una llamada cerca de las 17:41, hora local, por un ruido de explosión en uno de los apartamentos del barrio de Birghton. Al llegar al lugar, encontraron a un hombre muerto a tiros en el vestíbulo. El terrorista, en ese momento, se encontraba en el interior de la residencia con una mujer como rehén.

El comisionado adjunto Andrew Crisp explicó que después de varios minutos de negociaciones con la policía, el yihadista salió del edificio a las 18 y abrió fuego contra los uniformados. Pero fue abatido, mientras, que tres agentes resultaron heridos, aunque se encuentran fuera de peligro.

"Esta persona tiene antecedentes en materia de terrorismo, aunque hace algunos años", declaró el comisionado Ashton el martes por la mañana (hora de Australia). E indicó que en el último tiempo las autoridades no contaban con indicios de ningún ataque extremista. El yihadista fue identificado como Yacqub Khayre, quien presentaba antecedentes por intentar atacar una base militar.