CICLISMO

Scarponi: de los más queridos y carismáticos del pelotón

El italiano deja mujer y dos gemelos, a los que dedicó su último tuit: "Aunque sólo fui líder un día (en el Tour de los Alpes), pensé en traer a casa dos maglias".

0
Scarponi: de los más queridos y carismáticos del pelotón
NICOLAS BOUVY EFE

Michele Scarponi fue uno de los ciclistas más carismáticos y simpáticos. Dentro del pelotón, con los aficionados y con los medios de comunicación. Pese a que en Italia Vincenzo Nibali y Fabio Aru son los ídolos populares por sus triunfos y su proyección, a Scarponi le adoraban los tifosi por su cercanía, carácter afable y sacrificio sobre la bici. Compañero de Aru en el Astana, iba a liderar al equipo en el Giro del Centenario por la lesión de rodilla del sardo. Se encontraba en buena forma, como demostró en el Tour de los Alpes: ganó la primera etapa y acabó cuarto de la general.

Deja mujer y dos hijos, gemelos, a los que dedicó su último tuit: "Aunque sólo fui líder un día, pensé en traerme a casa dos maglias". Hasta esa victoria en los Alpes, el antiguo Trentino, pasó tres años y medio sin alzar los brazos, desde el GP Costa de los Etruscos de 2013. Forjó un palmarés prestigioso para un corredor de sus características, un escalador puro. Conquistó carreras del World Tour como la Tirreno y la Volta, se anotó tres etapas en el Giro y heredó el título de 2011 en la Corsa Rosa tras la descalificación de Alberto Contador. "Soy el vencedor, pero las cosas no salieron así: ocupé el segundo escalón, Alberto me superó", dijo entonces.

Scarpa, como le apodaban, debutó como profesional en 2002 en el Acqua&Sapone. En 2005 y 2006 compitió para el Liberty. De esa aventura española quedaron buenas amistades, un gracioso castellano salpicado de palabras italianas y una sanción de 18 meses por su implicación en la Operación Puerto. Después recibió otro castigo de tres meses por frecuentar al doctor Michele Ferrari. Reconoció ambas situaciones y por eso le redujeron las suspensiones: "La gente falla a veces, yo lo siento".

En los últimos tiempos se convirtió en viral en las redes por grabarse junto a un papagayo mientras rodaba por Filottrano: "No se trata de mi mascota, sino la de un vecino. Como está libre, la consideramos de todos y me persigue cuando voy en la bicicleta". Los que le conocieron mejor aseguran que siempre aportó alegría, dedicación y una sonrisa, tanto en su profesión como en su vida privada. Murió a los 37 años en un entrenamiento para afinar su puesta a punto de cara al Giro. Descanse en paz.