FÚTBOL DE CHINA

¿Hacia dónde va China? Su proyecto en divisiones menores

AS Colombia habló con Álvaro Martínez, entrenador español que trabaja en la formacion de jugadores en China, para entender como funciona el proyecto del fútbol en ese país.

Bogotá China
0
¿Hacia dónde va China? Su proyecto en divisiones menores

La revolución del fútbol chino no se detiene, el proyecto del Gobierno de convertirse en una potencia a nivel mundial va mucho más allá del poderío económico de los equipos comprando estrellas sudamericanas y europeas. La apuesta principal, y que por muchos es desconocida, es el trabajo en las divisiones, la formación de los niños que en los próximos años deben ser las figuras. Sin embargo la lucha cultural en China aún no le da al fútbol un lugar privilegiado y es visto como una actividad más.

Álvaro Martínez, es un ex jugador y entrenador español que llegó al país asiático en 2016 con el objetivo de trabajar con los niños y formarlos para volverlos jugadores profesionales. Él es el director del instituto Nanjing Honor Football Club, en la cuidad de Nanjing, con cerca de 2.000 menores que alternan su vida entre el estudio, las tareas y fútbol.

El proyecto del fútbol en China tiene trazada una meta clara pero...¿Cómo funciona? ¿Quiénes están detrás? ¿Cuáles son sus problemas?

AS Colombia: ¿Cómo funciona el proyecto del fútbol chino?

Álvaro Martínez: El fútbol en China le está apostando a los grandes fichajes y por invertir mucho dinero en los primeros equipos. Pero con el paso de los años el Gobierno entiende que para poder mejorar la selección, donde verdaderamente hay que invertir en es el fútbol base. Porque además aquí en China la cultura de los niños es más de estudiar que de hacer una actividad deportiva.

Para eso hay una apuesta económica por crear escuelas de fútbol, que trabajan a nivel privado en campos que también son públicos. Luego están entrando en las escuelas y los colegios para trabajar desde adentro. En principio por donde estamos nosotros (Nanjing) se están haciendo sesiones de entrenamiento cambiando la clase de educación física, y en otros institutos de otras ciudades ya incluso están poniendo la asignatura de fútbol dentro de las materias, inclusive con clases teóricas.

¿Cómo es el proceso de divisiones menores?

Se trabaja de dos maneras: los equipos importantes ya tienen sus divisiones menores con distintas categorías, lo único diferente es que cada fin de semana los niños no tienen competiciones en algunas provincias. Entonces hacen mucho entrenamiento pero les faltan partidos semanales como sucede en Europa o América.

La otra forma son las empresas que se han creado para trabajar dentro de los colegios y a nivel privado o de manera extra escolar. Pero lo que pasa en muchos lugares es que como no hay una cultura de fútbol, los padres tienen la mentalidad que jugar al fútbol es una pérdida de tiempo y hay academias que tienen problemas para tener niños. Pero en los colegios, como es mi caso, tenemos casi 2.000 niños.

¿Qué tipo de empresas son las que invierten en el fútbol?

A nivel profesional son empresas muy importantes, que generan mucho dinero y hacen la inversión directa. Luego en el nivel formativo hay otro tipo de empresas, que son paralelas a otras, es decir, son empresarios que tienen compañías de tecnología, telefonía móvil u otro tipo de producto y lo que hacen es crear otra empresa que se dedique especialmente al tema deportivo.

¿Cuáles pueden ser los inconvenientes del fútbol chino para ser una potencia?

El principal problema es que a nivel formativo, en edades tempranas, todavía existe en los padres la cultura del estudio, de hecho muchas empresas que trabajan con niños no pueden hacer actividades de entrenamiento durante la semana, deben hacerlas entre viernes y domingo, porque los otros días los menores están continuamente estudiando. Ese es el principal problema que tenemos los entrenadores, captar niños para formarlos, porque los padres son reacios a que ellos practiquen fútbol.

Por ejemplo aparte de nosotros trabajar con 2.000 niños, tenemos una selección de cinco equipos del colegio y del instituto, pero no podemos coger a los más avanzados porque los padres no los dejan.

Hay otro problema a la hora de formar y es que como no han tenido esa cultura de entrenar, los niños tienen un problema si psicomotricidad muy grande. Niños que, por ejemplo, con cuatro o cinco años en España están ya muy avanzados, en China no tienen esa coordinación y tardan dos o tres años en cogerla, eso a la hora de hacer futbolistas es muy difícil.

Además, hay un grave defecto en el jugador chino y es la toma de decisiones, él es muy bueno haciendo repeticiones en una sesión de entrenamiento pero luego les cuesta mucho decidir una opción de pase de buena manera. Y esto es una formación que se debe tomar desde muy pequeños para poder corregirla, pero a los padres les cuesta darnos los niños para formarlos.

No solo la llegada de estrellas ayuda al crecimiento de la Liga ¿El trabajo principal es la divisiones menores?

Para que la selección de China tenga buenos jugadores táctica, técnicamente y en la toma de decisiones, debes formar a los futbolistas desde muy pequeñitos.

Pero lo que está pasando es que para que los padres puedan llegar a entender que la formación del niño no solo debe ser a nivel educativo, sino que debe compaginarse con actividad deportiva, se está creando afición por el fútbol. Por ejemplo en un año, la hinchada de los equipos ha crecido casi un 10% y cada vez les gusta más, y eso hace que los padres lleven a entrenar a sus hijos fútbol y no tenis o baloncesto.

¿En cuánto tiempo el fútbol chino puede convertirse en una potencia?

No es un medio plazo, es un largo plazo, porque es verdad que en China cuando el gobierno quiere que algo se haga con el tiempo lo consiguen. Pero yo le doy un plazo minino de 10 o 15 años, para que verdaderamente cambie la mentalidad, aquí, de lo que es la formación de los niños y los clubes, la gestión deportiva y administrativa, para que pueda ser una potencia como lo puede ser Europa o Sudamérica.