Messi y el Espai Barça, un macroproyecto que se une en el futuro

Messi y el Espai Barça, un macroproyecto que se une en el futuro

Oferta conjunta. El futuro del Barcelona pasa por dos ejes básicos. Dos proyectos estratégicos que deben de marcar el futuro de la entidad en el futuro más inmediato si como eso entendemos a cinco años vista. Por un lado, la renovación de Messi que está empezando a hornearse bajo la premisa de que el argentino acabe su carrera deportiva competitiva a nivel internacional en el Barcelona y que su última época coincida con la inauguración del Nuevo Camp Nou. Si el viejo campo de Les Corts se quedó obsoleto y se tuvo que construir uno nuevo, al que en un alarde de originalidad y sinceridad se llamó Camp Nou, para ver a Ladislao Kubala. La historia exige que Messi sea el que dé el relevo del Camp Nou al ultramoderno proyecto del Espai Barça.

Oferta a Messi. Las conversaciones con Leo están encarriladas, pero no comenzadas. Hay una buena disposición por ambas partes. Leo quiere quedarse en el club y el Barça no admite otro camino que su continuidad. Pero ahora falta ponerlo en números valorando muchas cosas. Para simplificar: de esta negociación debe salir Leo como el jugador mejor pagado del mundo y como la clave de un nuevo proyecto deportivo y social que le permita seguir luciendo como el mejor jugador del mundo, que es lo que es.

La cronología. En las oficinas del Barcelona valoran un contrato por cinco años más a partir de 2018. Es decir, que ligaría al argentino con el Barça hasta 2023, cuando tendría 36 años, llevaría 19 en el primer equipo y 23 en la entidad. Unos registros imbatibles teniendo en cuenta que la mayoría de récords batibles ya han sido conquistados por el rosarino. Esa fecha coincide con el calendario que va adaptándose respecto a la inauguración del fastuoso nuevo campo.

El retraso. Según el plan previsto, las obras para construir el nuevo estadio deben empezar a final de la temporada 17-18 y estar acabadas en 2021, pero ya se ha advertido por parte de los promotores que los permisos se han retrasado y que pueden demorarse un tiempo.

Se necesitan. Más allá de los permisos, el club se ha obligado por estatutos a no comprometer la economía de la entidad en unas obras que en su conjunto pueden llegar a costar más de 600 millones de euros. Para sufragarlos, hará falta el apoyo de grandes marcas. Para que las marcas se apunten, Messi deberá vestir de blaugrana.

0 Comentarios

Normas Mostrar