presentado por
Competición
  • Europa League

Los del Cholo tienen que recuperar la pasión

Desde que está el Cholo en el banquillo del Atlético no recuerdo coger en fuera de juego a la actitud de su equipo, como no lo hizo de nuevo ante el Espanyol. El Atlético compitió y trabajó en pos de la victoria del primer al último minuto, pero en estas últimas semanas tengo la sensación de que bajó unos grados la pasión. La recuerdo en partidos como los de Vigo, Valencia, Barcelona o contra el Bayern, y más recientemente el sábado en la persona de Giménez o los minutos de Saúl. La pasión es precisamente la gran diferencia de este equipo con la mayoría de sus rivales, sumarle un punto de épica en cada rechace, en cada duelo, en cada jugada a balón parado. Si alguien visitó por primera vez el Calderón el sábado quizás solo echaría en falta la claridad que se requería en los últimos metros para atacar a un equipo bien armado como el Espanyol.

Preguntarían si Oblak tiene calefacción en la portería ya que, a pesar de no tocar el balón en 35 minutos, está rápido y calentito para tapar las opciones del delantero, pero seguro que el aficionado que debutara en el Manzanares en ese choque ante los pericos no echaría en falta el esfuerzo del Atlético. Y estoy seguro de que con esa actitud se van a ganar muchos partidos, al igual que recuperando ese punto de pasión, que todos ellos tan bien conocen, se aspirará a algún título esta temporada. Actitud siempre tienen, pero para marcar la diferencia y aspirar a todo necesitan jugar con la pasión de los últimos años con Simeone.