Rossi, piloto de patada fácil

Feísima la imagen de Rossi dando una patada a una señora que dio un paso atrás para hacerse un selfie sin advertir que el piloto se acercaba conduciendo una motocicleta (ver as.com). Sabido es el peligro que tiene sacar fotografías en determinados deportes, y en el ciclismo son numerosas las caídas provocadas por espectadores que invaden la carretera para hacer fotos, mas no es éste el caso. No había ninguna carrera, y si bien hubo imprudencia en la señora al no mirar hacia los lados cuando invadía una zona por la que circulan motocicletas para ir a los boxes o a los camiones, Rossi la evitó sin mayor problema. Por eso, su acción resultó más fea aún. Una vez que la rueda había sorteado a la señora, Rossi sacó su pierna izquierda con la única intención de golpearla.

Si la moto había rebasado a la señora, el peligro había desaparecido. ¿A qué vino entonces sacar la pierna para empujarla? Tampoco Rossi se paró por si el percance hubiera ido a mayores. Ni siquiera miró para atrás. Le hubiera bastado de reojo, pues no llevaba casco. ¡Esa es otra! Salvo que en los circuitos los pilotos estén exentos de llevar casco cuando se montan en motocicletas, que no es el caso, pues muchos otros pilotos se cuidan de ponérselo. Después, Rossi se disculpó. Pero la imagen queda ahí. Y al recuerdo viene la patada a Márquez en Sepang. Rossi dijo que de patada nada, que sacó la pierna para evitar que Márquez se le cayera encima. Esta vez echó la culpa al paddock de Valencia, donde hay mucha gente. Pues él no tiene problemas. La aparta a patadas.