Zizou cazó a Guardiola

Va de récord. Irrumpió en enero con el currículum en los banquillos digno de un becario. Temporada y media en el Castilla. Y sin haber logrado el ascenso. Pero no se inmutó. No sintió presión. Convertía cada pregunta-dardo de las conferencias de Prensa en una sonrisa diáfana y contagiosa. A los jugadores les pidió compromiso y sentido común. Y victorias. Mucha gente dudaba de él por su presunta bisoñez, pero ya se sabe que se hace camino al andar. Y al entrenar. Tras la derrota del derbi con el Atleti en el Bernabéu (0-1) se puso serio por primera y última vez. Dio su único puñetazo en la mesa y el vestuario plegó velas y cambió el chip. Desde entonces, todos han remado en la misma dirección. Así cayeron la Undécima... ¡y el récord de Guardiola! Sí. Con el triunfo de Cornellà ha logrado el Madrid igualar el registro histórico de la Liga del que sólo podían presumir los culés y los fieles irreductibles del técnico del City (líder de la Premier) y ex del Bayern (reiterado semifinalista de Champions). Si este miércoles el Bernabéu empuja y nadie se despista ante el Villarreal, tendremos un récord con 17 triunfos seguidos. El Madrid arrebataría al Barça una bandera que era suya. Y Zidane lo habría logrado en sólo 25 partidos de Liga. Benditos sean los entrenadores novatos y con currículum anoréxico. No necesitan sentar cátedra cuando hablan. Sólo hacen apología de la coherencia. Zizou, este récord es tuyo. Y el miércoles será del Real Madrid...

De morado. Hace un par de años me dijo el veterano Antonio Ruiz (pónganse en pie, el murciano ganó cuatro Copas de Europa junto a los Di Stéfano, Gento y compañía) que el Madrid debería recuperar el morado en la vestimenta. Un color que nos rescata el aroma de la cantera que hizo historia en este club gracias a ese Castilla que logró tres cosas que jamás ha logrado ninguna otra Academia: 1) Jugar una final de Copa del Rey, la de 1980; 2) Jugar una competición europea: la Recopa de la temporada 1980-81; y 3) Proclamarse campeón de la Liga de Segunda División, en el año 1984. Ese Castilla jugó muchas veces de morado y ayer se estrenó color en este curso. No gafó en absoluto. 0-2, liderato reforzado y récord igualado.

¡Viva Colombia! El partido no fue un dechado de virtudes. Trabado y espeso. Pero no olviden que faltaban Cristiano y Bale. El portugués le metió cinco goles a los pericos aquí hace un año. ¡Cómo no se va a notar su ausencia! Pero James está en esa antesala de los megacracks al que sólo le falta aplicarse para acercarse a ellos. Su gol lo hubiera firmado Gareth o el próximo Balón de Oro. Control orientado, caño prodigioso a Diop y disparo cruzado. Sucedió en el minuto 47. Sí, otra vez en el descuento. El reloj como aliado. Y también ayudó que 23 minutos antes no viese el árbitro las manos de Ramos. No cuesta nada reconocerlo...

Paso firme. Liderato en solitario (12 puntos de 12 posibles). Va por las peñas Casa Blanca-Quinta de Canario, Almunia de Doña Godina, Rosales Blancos, Raúl ‘El Cartero’ de Andorra (Teruel), Piloña de Infiesto, Coca (Segovia), Berja, Béjar, Mirandesa ‘Hala Madrid’, Edu de Rincón de Soto, Manolito de Fuente de la Corcha, Sheila García y su primo Álex Superficie de Azuqueca, el doctor Velasco del 12 de Octubre y no me olvido de los 400 que recibieron al equipo en el aeropuerto de El Prat. Un millón de madridistas en Cataluña. Os lo merecéis todo, vikingazos.