JUEGOS OLÍMPICOS | NATACIÓN

Cosecha de oros en natación: Ledecky tiene 2; Hosszu 3

La estadounidense se quedó a 75 centésimas del récord del mundo. La húngara no hizo plusmarca pero sí récord olímpico (2:06.58).

Cosecha de oros en natación: Ledecky tiene 2; Hosszu 3
MARTIN BUREAU AFP

Katie Ledecky sumó su segundo oro, el más difícil, el que tuvo que pelear hasta el tramo final de la prueba. Su victoria en los 200 libre, con su mejor marca (1:53.73) y a menos de un segundo del récord mundial de Pellegrini (1:52.98), demuestra la progresión de una nadadora que, año a año, crece. Ya nadie duda que en 2017 puede estar en disposición de añadir la plusmarca mundial de esta prueba a su repetorio y de dar el salto a los 100 libre, prueba que ya nadó en la jornada inaugural en el relevo con la séptima mejor marca de las participantes. 

Ledecky salió tímida en el primero 50, lanzado por la australiana Emma McKeon, que al final fue bronce (1:54.92). Por debajo del récord del mundo, pagó el esfuerzo y la estadounidense dio el arreón, siempre con la sombra de la sueca Sjöstrom, que fue plata (1:54.08). Los últimos 100 metros de la americana fueron dignos de análisis. Apretó en el 150 hasta colocarse primera, y luego supo resistir con una capacidad de aguante bestial, el ataque de la formidable nadadora sueca. 

La estadounidense sonrío tras la prueba, satisfecha porque esta final era la más difícil aunque ya la ganó en el Mundial de Kazán, con un tiempo de 1:55.16. En un año, ha rebajado un segundo y cuatro décimas su registro. Una bestialidad para una nadadora que no tiene secretos fisiológicos, que el agua la trata mejor que nadie, pues su cuerpo se adapta y toda su fuerza se concentra en avanzar.

Esta victoria no es una cualquiera para la estadounidense. En la historia del olimpismo, sólo hubo una nadadora que fuera capaz de ganar en unos mismos Juegos los 200, 400 y 800 libre. Fue Debbie Meyer en los Juegos de México 68, cuando apenas contaba con 15 años. Mezclar el entrenamiento de fondo con la velocidad no casa en un deporte como la natación, pero Ledecky está cambiando las teorías. Su don le permite de eso y de más. Tiene 19 años.

Por otro lado, tercer oro para Katinka Hosszu, después de pulverizar el récord del mundo en los 400 estilos y de ganar los 100 espalda. La húngara no pudo esta vez romper la barrera de su plusmarca, pero sí hizo récord olímpico (2:06.58). La faltaron fuerzas en el tramo de crol, después de nadar más rápida que nunca en la mariposa y la espalda. Iron Lady había renunciado a los 200 mariposa.

La plata se la llevó la británica Siobhan-Marie O'Connor, con un tiempo magnífico de 2:06.88, mientras que el bronce fue para la joven americana Maya Dirado (2:08.79): suma dos metales.