Liga Águila

Millos gana con lo justo y sigue al frente de los clásicos

El azul extendió a siete partidos consecutivos su serie de buenos resultados frente a Santa Fe. Ganó 1-0 con gol del debutante Dairon Asprilla.

Bogotá
0

En un clásico frío y más luchado que jugado, un remate al arco fue suficiente. Millonarios jugó un mal partido, fue superado en la mitad de la cancha, tuvo escasas opciones de gol y abusó del pelotazo. Pero al final se quedó con los tres puntos.

Santa Fe se vio concentrado, tranquilo y cómodo en la cancha. El tridente Gordillo, Pico y Perlaza, que siendo defensivos en el papel, rompieron líneas cuando quisieron y superaron a un solitario Harrison Henao en la mitad del campo. Ni David Silva, ni Robayo ni Henry Rojas acompañaron al exvolante de Once Caldas.

Omar Pérez jugó libre a la espalda de Henao y dejó a Osorio Botello mano a mano con Cadavid y Henao en dos oportunidades. El delantero con pasado azul tuvo la más clara tras un mal rechazo de Vikonis en un tiro de esquina. Cadavid salvó el gol con un frentazo debajo del horizontal. Santa Fe dominaba, presionaba y obligaba a Millonarios a jugar al pelotazo en busca de un solitario ‘Manga’ Escobar.

A cinco minutos del final del primer tiempo, Dayron Mosquera le regaló el balón a Robayo y de esa jugada llegó el gol. Henry Rojas sacó un potente remate de pierna izquierda. Dairon Asprilla, quien no había aparecido en todo el partido, aprovechó el rebote de Zapata y empujó el balón para el 1-0.

En el segundo tiempo, Alexis García decidió romper el tridente de la primera línea de volantes sacando a Leonardo Pico y haciendo debutar a Jonathan Agudelo, otro exMillonarios. Santa Fe se fue acercando al arco de Vikonis con los siempre peligrosos tiros libres de Omar Pérez. Millonarios se metió atrás, esperando el contragolpe. Y en los primeros cinco minutos del complemento, Osorio Botello y Yulián Anchico tuvieron claras opciones de gol.

Sobre los 60 minutos comenzó el partido de los técnicos. Israel reaccionó con dos cambios: sacó a Macalister Silva y Dairon Asprilla e ingresaron Jonathan Estrada y Maxi Núñez. García respondió con el ingreso de Kevin Salazar y la salida de Omar Pérez. El juvenil, con el 20 de Seijas en la espalda, le dio orden y calma al ataque desesperado de Santa Fe. Millonarios se paró atrás y decidió jugar al contragolpe.

A cinco minutos del final, Maxi se perdió el 2-0 solo frente al arco y Vikonis salvó el empate después de un fuerte cabezazo de Botello. Millonarios jugó mal y sufrió a Humberto Osorio. Pero después de la caída en Tunja ante Patriotas, lo importante para el ánimo y la tabla eran los tres puntos en el clásico.