Caracol Radio
NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

Clásico Millonarios - Santa Fe

Cuando O. Botello casi daña el camino al título de Santa Fe

El delantero estuvo cerca de lograr una hazaña cuando estaba en Millonarios, en un clásico que fue bisagra para la séptima estrella de Santa Fe.

Actualizado a
Cuando O. Botello casi daña el camino al título de Santa Fe
COLPRENSA

Era la novena fecha de la Liga Postobón 2012-1. Santa Fe y Millonarios se medían en un clásico al que llegaban con más dudas que certezas. El equipo albirrojo, dirigido por Wilson Gutiérrez, llegaba con presión y urgido de una victoria. Sumaba cinco fechas sin triunfos, producto de cinco empates al hilo, y solo sumaba 9 puntos de 24 posibles.

El local era el conjunto embajador. La noche empezó a la perfección para el 'León'. Al minuto 29 ganaba 2-0, con goles de Jonathan Copete. En el inicio del segundo tiempo, rápidamente, Santa Fe aumentó la ventaja y goleaba 4-0, producto de goles de Omar Pérez y Diego Cabrera antes del minuto 53'.

Parecía que el partido estaba terminado, pero entonces, Millonarios respondió de forma agresiva y todo gracias a Humberto Osorio Botello. El delantero, que hoy defiende los colores del equipo cardenal, ingresó al minuto 49', y estuvo cerca de lograr una hazaña. En 17 minutos, entre el 60' y el 77', marcó tres goles en una impresionante seguidilla que no pudo ser épica porque el portero Camilo Vargas, en tiempo de adición, le atajó a Botello la última opción de la noche.

"Fue un partido atípico, estaba en el banco, entro y marco tres goles. Entré con mucha fe y se me dieron las cosas. Es verdad que ese clásico fue vital para Santa Fe, que levantó su nivel después y al final fue campeón", recuerda Humberto Osorio.

Un empate, después de ir ganando 4-0, hubiera sido catastrófico para Santa Fe y probablemente habría tenido consecuencias negativas, aunque claro, solo es especulación. La continuidad de Wilson Gutiérrez estaba en duda.

"Sí se hubiera empatado ese partido, la historia hubiera sido otra para Santa Fe, el técnico venía con mucha presión", afirma Osorio Botello.

Esa victoria le cambió el rumbo a Santa Fe en la Liga. Fue un partido bisagra. A partir de allí, el equipo levantó cabeza, ganó 17 puntos de 24, se clasificó como segundo a cuadrangulares y finalmente fue campeón, luego de 37 años de sequía. Una historia que estuvo cerca de cambiar Osorio Botello.

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?