El factor político del 'Florentinato' no funcionó para el Nuevo Bernabéu

El magno palco. Para algo tenía que servir un palco tan grande, el que Florentino Pérez ha construido con mimo en el Bernabéu. El más grande de la historia de la entidad que ahora se llena cada domingo de las personalidades más destacadas de la política (ministros incluidos), finanzas, jueces, banqueros y (algunos) periodistas. Para algo tenía que servir tan granada representación dominical... Pero se ve que para sacar adelante el faraónico proyecto del Nuevo Bernabéu, no. Primero fue el TSJM y luego...

La UE. La Unión Europea ha dejado al aire las vergüenzas políticas del Florentinato. El convenio que firmó el presidente con el Ayuntamiento, presidido entonces, en 2011, por Alberto Ruiz Gallardón, para una beneficiosa permuta de terrenos ha sido sancionado por el organismo europeo. Dice éste que el Madrid recibió 18,4 millones más de lo que le correspondía de las arcas públicas. Decir que ese dinero se ha usurpado de las escuelas, parques, instalaciones deportivas y hospitales de los madrileños podría resultar demagógico. Pero es, exactamente, la realidad.

El comunicado. Florentino ordenó un comunicado para defender el honor de la entidad que preside, acusada de haber recibido ayudas públicas ilegales por una gestión suya. Dice el escrito que la empresa que tasó los terrenos para la Comisión de la Competencia era de Barcelona (un argumento muy de Mourinho, por otro lado). También afirmaba que el club encargó otra tasación a una empresa de renombre internacional, Aguirre- Newman, que incluyó luego en su recurso a la UE y que le era mucho más favorable.

El hermanísimo. Aguirre- Newman es una consultora inmobiliaria internacional, cómo poner en duda su profesionalidad y buen criterio. No lo haremos. Pero sí reseñaremos que Santiago Aguirre, el hermano de Esperanza Aguirre, que en 2012 era presidenta de la Comunidad de Madrid que dio luz verde definitiva al proyecto del nuevo Bernabéu, es presidente y socio de la consultora citada en el comunicado blanco.

Un problema. La consecuencia para el Madrid ahora es clara. Tenía contabilizado en sus cuentas un activo de 22,7 millones (en eso se valoró el terreno de Las Tablas que recibió en 2011 de manos del gobierno del PP) y tendrá que devolver 18,4 millones. Un agujero que habrá que afrontar en las cuentas que se presentarán pronto. En las últimas, la deuda bruta de la entidad ya ascendía a 620 millones... No se harán grandes fichajes si antes no hay grandes ventas.