Millonarios

Las 5 claves del repunte de Millonarios en la Liga Águila

El equipo de Rubén Israel tiene puntaje perfecto en los últimos tres partidos. ¿A qué se debe la mejoría del equipo en el juego y en la tabla de posiciones?

Las 5 claves del repunte de Millonarios en la Liga Águila

1. EL RESPALDO A RUBÉN ISRAEL

El punto más álgido del semestre fue el 6 de marzo, cuando Millonarios perdió 2-0 contra el colero Fortaleza. Ese día el técnico se fue insultado por la tribuna, que ya empezaba a pedir su cabeza. La lluvia de críticas también llegó de un sector del periodismo. Pero la dirigencia no se dejó contaminar y se mantuvo en la raya con el apoyo hacia el proyecto y el entrenador. Después de esa derrota, el equipo ganó siete partidos seguidos: cuatro de Liga y tres de Copa.

2. EL TÉCNICO ENCONTRÓ EL EQUIPO

Uno de los aspectos que más se le criticó a Israel en el inicio del torneo, fue la permanente rotación de la nómina. Eran muy pocos los jugadores que repetían de un partido a otro, y eso generó inestabilidad en el plantel e irregularidad en el funcionamiento. Pero, precisamente, la derrota contra Fortaleza se convirtió en el punto de quiebre porque a partir del clásico ante Santa Fe (victoria 2-0 en la fecha 10), el DT encontró el 11 ideal con: Vikonis; Vega (por lesionado Lewis Ochoa, que ya volvió), Henao, Cadavid, Quiñones (Machado); Blanco, Robayo; Maxi, Johnatan, Silva; Rangel

3. EL MEDIO CAMPO

Esta clave se deriva de la anterior. Al encontrar el equipo, Israel edificó y consolidó un zona de volantes que le ha dado resultado en la marca, el equilibrio, la generación de juego y el gol. Elkin Blanco es el miediocampista que marca, quita, recupera y fatiga al rival. Robayo elevó su rendimiento y asumió con personalidad y categoría su rol de líder, conductor y capitán. Y adelante de ellos está la fórmula del talento, el pase y el gol: Johnatan Estrada-David Silva. Entre los dos han marcado ocho anotaciones, la mitad de los que lleva Millonarios en el torneo.

4. AJUSTES EN LA DEFENSA

En los primeros ocho partidos del torneo, es decir hasta el juego contra Fortaleza, Millos recibió seis goles. En los últimos cuatro partidos de Liga, solamente permitió dos. Eso significa que la mejoría no solo ha sido ofensiva, sino defensiva. Se consolidó la pareja de centrales con Cadavid y Henao, la llegada de Stiven Veja rejuveneció y revitalizó la banda derecha y Héctor Quiñones respondió por la izquierda ante la ausencia de Machado, quien volvió contra Once Caldas. Hoy, la zaga azul se ve más segura, confiable y mejor preparada.

5. TODOS PARA EL MISMO LADO

Si hay algo que refleja este Millonarios es que hay un equipo dentro y fuera de la cancha. Lo que se percibe desde afuera es que todos están comprometidos con la causa y están en sintonía con el cuerpo técnico para cumplir los objetivos. Eso es algo fundamental para un club que aspire a salir campeón. En el campo se ve solidaridad, compromiso y sentido de pertenencia. Y por fuera -en el vestuario, los entrenamientos y a través de las redes sociales- se observa unión, camaradería y un ambiente agradable para trabajar. La tribuna se contagió y camina en la misma dirección.