Errores igual a goles

Existen varios tipos de goles. Los que son producto de la calidad, talento o como quiera llamarse. Ejemplo de esta clase, el primero de Stalin Mota de Equidad al Medellín, el tiro libre de Sambueza en Cali y el segundo de Santos Borré en la goleada propinada por el Cali al Huila.

Otra clase de gol puede ser el que consiguió Santos Borré a pase limpio de Preciado. Pero en general, muchos goles, y ocurre en todos los sitios del planeta, nacen en errores defensivos aprovechados por los rivales.

Huila le “colaboró” al Cali en cuatro de los cinco goles. Lozano, que es zurdo, anotó con derecha después de un enredo de los zagueros. Preciado aprovechó una caída de un defensa después de hacerle el "ocho" y dejó libre a Santos para el segundo.

El Cali no se quedó atrás. El arquero Hernández dio un rebote hacia el centro del área y allí, con un excelente gesto técnico, el Paraguayo Caballero obtuvo su tercer gol en la campaña.El arquero Henao, con todos los años de recorrido, se equivocó de forma grosera al salir lejos de su arco, sin acertar a la pelota o cometer falta al jugador del Tolima, porque además el campo estaba en condiciones lamentables por la lluvia. Aprovechó Matheus Uribe y puso a ganar al Tolima frente a Once Caldas. 

Ahora, sé que al hincha poco le interesa por cuál vía aparece el gol de su equipo. Lo celebra y punto. Lo cierto es que los errores y equivocaciones, generalmente se pagan con goles y es oficio de los delanteros, que si están atentos consiguen beneficio.

Además, jugando bien también se pierde. Si no que lo diga el Huila, que hasta el 3-1 en contra ofrecía resistencia, mostraba entrega y buena intención de juego, hasta que llegó el cuarto gol. Allí murieron sus esperanzas.

El Cali está listo para recibir a Boca por lo visto...Ahora, ¿Quién le hace comprender a los seguidores del Huila, que aunque goleado, el equipo jugó bien?

El Cali parece haber recuperado la pareja ofensiva Preciado- Santos y eso es clave para alcanzar las metas propuestas.