Santa Fe

Yerry Mina, su nuevo rol en Santa Fe y un sueño olímpico

A pesar de su juventud, el central es el nuevo líder de la zaga de Santa Fe y un baluarte de la Selección Colombia Sub 23 para lograr el cupo a Rio 2016.

La madurez en la vida, como en el fútbol, no es cuestión de edad. La madurez se forja a base de experiencia, errores, aciertos, batallas ganadas y batallas perdidas. De derrotas dolorosas y subcampeonatos, así como de victorias milagrosas y títulos históricos. Para algunos sucede muy rápido y ese es el caso de Yerry Mina.

El defensor central de Santa Fe, con tan solo 21 años, ha logrado como futbolista lo que muchos no alcanzan en toda una carrera. Llegó a Bogotá con 19 años, a un club que contaba con una base de jugadores de la casa y otros experimentados, y con su calidad se abrió un espacio. Lo hizo para quedarse.

“Estar en este club es una gran motivación, siempre quise estar acá, le agradezco porque me ha brindado oportunidades para hacer las cosas de la mejor manera. Hay que trabajar y seguir haciendo las cosas bien, como lo hemos hecho”, asegura el jugador.

Su primera oportunidad de ser campeón, frente a Tolima en Copa Colombia 2014, fue una dolorosa derrota. En el partido de vuelta, no tuvo uno de sus mejores partidos, incluso estuvo comprometido en un gol. Pero los errores y las batallas perdidas, forjan personalidad.

Rápidamente, tuvo revancha y se coronó campeón con Santa Fe de la Liga 2014-2, su primer título a nivel nacional, con 20 años. No fue titular indiscutido, pero acumuló experiencia.

Poco a poco en 2015, formó, junto a Francisco Meza, una de las parejas de centrales más sólidas y prometedoras de América. En enero ganó la Superliga frente a Atlético Nacional, gracias a un gol suyo. Y en diciembre se coronó, nada más y nada menos, campeón de la Copa Sudamericana, como jugador fijo en el once titular. Ahora en 2016, tras la salida de Meza, asume el liderazgo de la zaga santafereña.

“Los muchachos que han llegado tienen un gran nivel, hay un gran grupo, yo creo que va a ser una competencia sana, buena, debo trabajar de la mejor manera, para conseguir los objetivos que nos trazamos”, afirma.

Junto a Wiliam Tesillo, nuevo jugador ‘cardenal’, espera mantener la solidez defensiva que ha caracterizado a Santa Fe en los últimos años: “William es un jugador muy técnico e inteligente, aprendo cada día del él, esperamos trabajar bien con todos los jugadores que han llegado, ser un equipo compacto y fuerte en defensa”.

Con 21 años, Mina suma dos títulos nacionales, un título internacional y 130 partidos como profesional, 24 de ellos internacionales. Es uno de los juveniles con mayor experiencia en el fútbol colombiano. Eso y su calidad de juego, llevaron al ‘Piscis’ Restrepo a convocarlo a los microciclos de la Selección Colombia Sub 23 para el repechaje frente a Estados Unidos por un cupo a Rio 2016.

“Estoy feliz por el llamado que me hicieron. Ahora tengo que seguir trabajando para ratificar eso, para que me vuelvan a llamar. El profesor ‘Piscis’ es una persona muy inteligente, serio, le gusta trabajar bien”, asegura el defensor.

Yerry sabe que tiene una gran posibilidad de vestir, por primera vez, la camiseta de la selección de su país, sueña con estar en los Juegos Olímpicos de Rio de Janeiro y seguir escribiendo su historia, la de un joven que no es promesa sino una realidad.

“Sería muy lindo estar en Rio, un sueño de cualquier deportista. Sería muy importante estar ahí, por lo que se juega en los olímpicos, solo hay que trabajar muy duro para poder ganarse un puesto. Mi sueño, sobre todo, es la selección de mayores, esperemos que algún día me llamen, pero para eso hay que trabajar muy duro, porque sabemos las condiciones de los jugadores que hay”, concluye.

Hace 24 años que Colombia no es representada por su selección de fútbol masculino en el evento multideportivo más importante del mundo, los Juegos Olímpicos. Fue en Barcelona 1992, cuando el técnico Hernán Darío Gómez, con los jugadores jóvenes de la época, tales como Faustino Asprilla, Iván René Valenciano y Miguel Calero, entre otros, no pudo cumplir las expectativas de alcanzar una medalla.