presentado por
Competición
  • Premier League
  • Campeonato Brasileño Serie A
  • Liga Chilena

Sánchez y sus raíces en Uruguay: de River a Selección Colombia

Uruguay vs. Colombia

Sánchez y sus raíces en Uruguay: de River a Selección Colombia

Sánchez y sus raíces en Uruguay: de River a Selección Colombia

LUIS ACOSTA

AFP

AS Colombia rastreó los orígenes del volante colombiano en Uruguay donde se formó como futbolista profesional en River Plate. Nueve años después lo extrañan y valoran como crack.

Montevideo

Sigue Uruguay - Colombia en directo

La exuberancia del Jardín Botánico de Montevideo se extiende hasta el estadio de fútbol Saroldi del Club River Plate en el barrio Prado. Rodeado por bosques, se levanta el lugar en el mundo de este equipo de la primera división uruguaya considerado como formador de futbolistas. Punto de encuentro para la familia y vecinos que lo siguen desde su fundación en 1932.

Acá es donde todo empezó. El origen de una trayectoria que a partir de las condiciones futbolísticas de Carlos Alberto Sánchez, se encaminó en el orden lógico de un crack. Jugar en la Selección Colombia, el fútbol de Europa, el reconocimiento de los técnicos, la admiración de los hinchas.

“Qué jugador que es Carlitos. Un gran recuerdo de él, que vino acá en el año 2006-2007”, recuerda Gustavo Servetti vinculado desde siempre con el club, ahora como parte del consejo directivo.

“Gran pibe, humilde. Vemos que es muy agradecido con lo poco que le dio River. Cómo se desempeñó en este equipo”, añade.

Sánchez llegó a River tras una mala experiencia en Danubio, otro equipo de Montevideo. Se probó en las inferiores pero no quedó. El cambio le sentó bien. Su juego le gustó al técnico de la primera división Juan Ramón Carrasco que lo llevó a debutar con los más grandes.

“El que lo pone en primera es Juan Ramón, que tiene buen ojo”, precisa el directivo. Además de acertar con las promesas de las inferiores, Carrasco es un técnico particular. Desde que era futbolista se salió del molde tradicional. Su perfil contestatario le trajo problemas. Ya como entrenador, dirigió la Selección de Uruguay (2003-2004), sorprendió con sus arengas antes de que sus equipos comiencen los partidos.

A pesar de su juventud, por entonces el colombiano tenía 21 años, el entrenador lo puso como emblema del plantel. Así lo reconoció en una entrevista al diario local El Observador.

"Me cambió, porque me pide que entregue bien la pelota, y me gusta su estilo porque me da confianza y soy un jugador que necesita que lo alienten. Es un técnico que tiene algo parecido con mi idea del fútbol: ganar y conseguir cosas importantes”.

El fútbol lo premió. En 2007 por recomendación de Julio Comesaña a Jorge Luis Pinto se puso por primera vez la camiseta de Colombia en un amistoso contra Panamá. Su juego lo blindó de todo. Ante Perú en Barranquilla arrancó su tercera eliminatoria. Es un indiscutido en la Selección.

“La verdad que se movía bien en la cancha. Lo he visto en varios partidos, sigue siendo el jugador de siempre y nos pone contentos que juegue en la selección colombiana. Es un gran `5`”, explica Gustavo Bofoman, socio de River Plate.

Fabián Servetti era niño cuando Carlos jugó en Uruguay. Lo conoció ya de grande, con el afro que lo identifica junto con el físico atlético y definido que tiene ahora.

“Estoy orgulloso de que haya jugado en River. Me contaron de su humildad y siento que la mantiene con sus triunfos en la Selección”, dice.

Ante los peruanos por la primera fecha, el chocoano sudó de más para ayudar a defender la ventaja que dio el gol de Teófilo en el primer tiempo. Más cerca de los defensores centrales, llegó a tiempo para cubrir los espacios cuando los encontraron lejos de sus posiciones. Además ordenó su zona y fiel a él, jugó a un toque simple.

“Se corrió muchísimo. Quiero felicitar al equipo por el gran esfuerzo ante Perú, enfrentamos a una gran selección. Las eliminatorias son cada vez más difíciles. Ahora empezaremos a pensar en Uruguay que será un rival complicado”, manifestó después del partido.

Este martes regresa al país que patentó el manual del volante de marca. Un “5” clásico que raspa piernas en el medio, quita la pelota y la entrega a los de mejor manejo. Ordenado, seguro, con temperamento, comprometido.

“Es uno de esos jugadores descollantes. Él se formó acá en esta cancha, rodeada de árboles. Nos gustaría tenerlo en River, es lo que podemos decir, ja”, se ríe Renzo Gatto el presidente de River Plate.

Qué bueno, que Sánchez es colombiano.

0 Comentarios

Normas Mostrar