Millonarios

Jugadores de Millonarios revelan sus pecados en el fútbol

Huir a entrenamientos, faltar a clases, mal genio y decisiones equivocadas, son algunas de las confesiones de los integrantes del equipo bogotano.

Bogotá
0
Jugadores de Millonarios revelan sus pecados en el fútbol
Felipe Rincón

Llega la hora de la reflexión y el perdón, momento justo para que los jugadores y cuerpo técnico del equipo embajador cuenten sus pecados y desahoguen esas culpas que guardaron por años en el mundo del fútbol.

Ricardo Lunari (DT)

“No haber ganado la Copa Libertadores como jugador. Jugué las dos finales contra el mejor Sao Pablo de la historia y no pudimos. Fui subcampeón de Copa Libertadores con Newell’s de Argentina en 1992 frente a Sao Pablo y con la Universidad Católica de Chile en el 93 también frente a Sao Pablo".

Rafael Fernando Robayo (volante)

“A veces dejar el colegio a un lado por irme a jugar fútbol, era el pecado que cometía por disfrutar el fútbol, en ese momento me hicieron aprender a las buenas o a las malas la lección por los castigos que eran dejarme sin jugar que era lo que más me gustaba”.

Omar Vásquez (volante)

“Risas… Yo no sé si será un pecado, pero creo que la vez que erré un penal en la final. Me sentí triste y afligido pero ya luego fue más significativo el hecho de haber sido campeones”.

(Diciembre domingo 16 del 2012, partido con Medellín 1 a 1 tiempo oficial y definición desde el punto penal, el cuarto cobro se lo tapó Leandro Castellanos).

Nicolás Vikonis (arquero)

“Yo creo que a veces ser demasiado exigente conmigo mismo, si lo pudiera disfrutar más relajado sería mejor, creo que ese es mi pecado”.

Deiver Machado (Lateral)

“Ufff…me corchó (risas), a veces tomo malas decisiones, producto del partido de las emociones que uno se deja llevar, pero igual uno recapacita inmediatamente, con los profes y los compañeros, eso le ayuda a uno, para la próxima tomar buenas decisiones. Creo que poco a poco ir mejorando con mucho entrenamiento, sacrificio y estar bien preparado”.

Brayan Esteban Silva (arquero)

“Pues mi pecado fue no haber ido a entrenar un día por irme para Villavicencio detrás de una novia, claro que eso fue hace mucho tiempo”.

Sergio Villareal (volante)

“La verdad yo no sabría decirte…..tal vez el mal genio, que lo he mejorado bastante, porque yo era de los que reaccionaba de la misma manera cuando veía que le pegaban a un compañero y por eso me han expulsado”.

Óscar Fernando Cortés (delegado)

“Yo creo que pecados en el fútbol no tengo, que uno se equivoque de buena fe es diferente, porque cuando usted comete un pecado es cuando sabe que es algo malo y lo comete, mientras usted comete un error y sin quererlo hacer involuntario eso ya no es pecado.

De pronto he tenido equivocaciones, jugué un día mal o me dejé de cuidar como se debía, pero que adrede haya hecho alguna cosa y que eso vaya a significar que es un pecado creo que no, he tratado de actuar lo más honestamente y sanamente posible, a… ¿qué me equivoque? si muchísimas veces pero no de mala fe, ni mucho menos”.

David Mackalister Silva (volante)

“¿Un pecado del futbol?...me mató; de pronto uno a los talentosos del equipo rival los quiere tener más cerquita, les va más fuerte que a los otros, se aplica eso de que pasa el balón pero no el hombre, ¿no?, porque son los que piensan”.

Oswaldo José Henríquez (defensa central)

“Ummm… como dijo la Miss Universo: es una pregunta muy difícil…creo que mi pecado fue alguna vez faltar a un entrenamiento por una 'citica' romántica que había por ahí… si sirvió y fue por una bonita causa”.

Kevin Rendón (mediocampista)

“Perder la final frente a Santa Fe, creo yo que es mi mayor pecado, cometimos un error en pelota quieta, me despiste al entregar las marcas y confundí a Montaño con el central y Copete nos cabeceó y perdimos el título”.

Torneo apertura 2012 (primer semestre) final con Santa Fe, domingo 15 de Julio - 2012 (Santa Fe 1 - Pasto 1), gol de Copete.