Selección española

SANTIAGO SEGUROLA

De la piel de elefante a la piel fina

Las últimas decepciones y el cambio generacional invitan a la duda. España siempre tendrá un buen equipo pero eso ya no es suficiente.

Santiago Segurola

JOAQUÍN MAROTO

De Kane a Busquets en cinco minutos

En cinco minutos, Inglaterra acabó con las esperanzas de España de estar en la Final a Cuatro de la Liga de Naciones que se celebrará en las ciudades de Oporto y Guimaraes entre el 5 y el 9 del mes de junio.

Joaquín Maroto

ALFREDO RELAÑO

El gol de Kane mandó a España al limbo

Kane llevaba no sé cuantos partidos sin marcar un gol para la Selección, y tuvo que ser ayer, cuando menos nos convenía

Alfredo Relaño

JUAN CRUZ

Tercer tiempo

Cuando sólo estábamos en la grada los veteranos, los vocablos del fútbol tenían que ser, como los de las bebidas, en español.

Juan Cruz

ALFREDO RELAÑO

Recibimos a Bosnia mirando a Londres

“Cuentan de un sabio que un día (...)”. Estamos tristes y fastidiados porque se nos ha torcido la marcha triunfal en la Liga de Naciones, pero miramos atrás y vemos que Alemania ha descendido.

Alfredo Relaño

EL UNO A UNO DEL RIVAL DE ESPAÑA: BOSNIA

La Bosnia del ascenso

Nueve partidos sin perder y los cuatro últimos sin encajar un solo gol, excelentes números con Prosinecki a los mandos de esta Bosnia.

Julio Maldonado

JUAN GUTIÉRREZ

La final más larga y más corta

Portugal tuvo tiempo para rematar dos veces, pero no las materializó. El único gol fue español. Ana Casarramona dio el sexto título europeo, quinto consecutivo.

Juan Gutiérrez

ALFREDO RELAÑO

Porque Roma no paga a traidores...

Lo siento por Lopetegui, pero en el pecado lleva la penitencia. El diablo le elevó a gran altura, le enseñó todos los reinos y le dijo: “Todo esto será tuyo si, postrándote ante mí, me adorares”.

Alfredo Relaño

LA PIZARRA

La pasividad defensiva de Ramos

El desastre de España en el primer tiempo ante Inglaterra se personificó en la figura de Sergio Ramos. Fue colaborador necesario en los tres goles de los de Southgate.

Javier Sillés