Caracol Radio
NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

MILLONARIOS

Mackalister Silva: “Yo hago que todos se enamoren de Millonarios”

El equipo bogotano estuvo con el capitán en ‘Millonarios Inside’ el videocast más íntimo sobre el día a día del club. Habló de su amor por la institución, su sueño de ser presidente y más.

Actualizado a
Mackalister Silva: “Yo hago que todos se enamoren de Millonarios”

“La historia para mi es más valiosa que el dinero”. David Mackalister Silva, indudablemente, marcó los últimos años de Millonarios. Un jugador que, para muchos hinchas azules, ya está en los gloriosos libros del equipo Embajador. Él, por su parte, no se conforma y va por más: “Cuando uno ya no esté no van a hablar del billete suyo o de otras cosas, sino de lo que lograste dejar”.

A la espera de la definición del primer semestre de 2023, el volante colombiano dialogó con Millonarios Inside en una entrevista que va más allá del fútbol. O bueno, que sobrepasa el campo de juego, porque el fútbol es mucho más que once contra once.

El mediocampista recordó técnicos, referentes, excompañeros y títulos. Destacó a la hinchada, reaccionó a la presión por vestir la camiseta azul y se refirió a la actualidad del equipo bajo el mando de Alberto Gamero. También habló de su futuro. Todo, en una extensa charla que se puede resumir en su inmenso amor por el club bogotano. Pasó por buenas y malas, sufrió, luchó, disfrutó y creció... Para el capitán, Millonarios “lo es todo”.

Sitio de entrenamiento: “Mi segunda casa, dice Laura, y el profe también me molesta bastante con que acá no tenemos que tener afán porque estamos en nuestra segunda casa”.

¿A qué hora entrenan? “Normalmente estamos citados para entrenar a las 9 a.m. Yo creo que el profe Gamero es el primero que llega sobre 7:15 y de ahí en adelante llegamos todos más o menos hasta las 8:30. Tratamos de estar una hora antes todos y de 8:30 a 9:30 cada quien empieza a hacer sus fortalecimientos, sus cosas, unos hablamos, otros calentamos. Mejoramos cosas como control, base, cosas que parecen muy fáciles, pero que no lo son tanto entonces las vamos perfeccionando”.

¿Cuál es el olor del fútbol? “La naturaleza, el pasto. Yo creo que eso tiene tanto el olor como lo que uno siempre de niño al madrugar tanto veía como el rocío, entonces eso es como la nostalgia o la motivación que le da a uno entrar a la cancha”.

¿Cómo maneja la presión? “Ya llega un momento en el que uno empieza a utilizar la presión a favor. Millonarios es un equipo que todo el tiempo tiene que dar algo más, que te exige, por institución, por lo que representa, por la hinchada, por lo que es en el fútbol colombiano, por lo que ha hecho en el fútbol mundial. Es saber eso, que en este nivel de torneo tu cada día tienes un examen. En tu trabajo te calificarán semanalmente o semestralmente o simplemente no pasa nada. En nuestro trabajo cada tercer día presentamos un examen. Y normalmente uno le presenta un examen a un profesor. Nosotros se lo presentamos a miles y miles de hinchas con diferentes percepciones, pero el objetivo es hacer las cosas bien para que todos estemos felices que al final es lo que buscamos con este amor por Millonarios”

De esos exámenes ¿Cuál es el que más le ha dolido perder? “He tenido golpes duros, duros. Yo creo que el más reciente pudo haber sido el de Tolima donde perdimos la final. Para mi sigue siendo un reto quedar en la historia de Millonarios y yo sentía que ahí era una buena posibilidad y se nos fue literalmente de las manos. Creo que ese es como uno de los últimos que más duro me ha pegado”.

¿Ya está en la historia de Millonarios? “Siento que todavía no. A veces me molestan porque se cumplen logros y se suman cosas, pero para estar en la historia tiene que hacer algo diferente. En calidad o cantidad. Y sí he ganado títulos con Millonarios, pero quiero estar ahí más adentro de esos libros porque la historia para mi es más valiosa que el dinero. Cuando uno ya no esté no van a hablar del billete suyo o de otras cosas sino de lo que lograste dejar”.

Bonner, John Mario y los referentes

¿Quién fue su referente? “Uno empieza con el ‘Guajaro’ con los videos que uno ve y que yo veía con mi papá. De hecho, yo le regalé a mi papá una camiseta del ‘Guajaro’ con la que ellos salieron campeones de un torneo de esos que ellos juegan y mi papá es cero expresivo, pero el día que se la di de verdad que lo sintió porque estaba firmada por él para mi papá. Y yo, personalmente, a John Mario y otra persona que no ganó nada, pero para mí está en la historia que es Bonner porque lo vi mucho, porque compartí con él, porque me ayudó muchísimo cuando yo llegué, porque tuvo que ver mucho en querer a Millonarios por encima de los malos momentos. Acá estuvimos 2004 y 2005 y no se ganaba nada y eran momentos muy difíciles y en los que como molestan al profe cortés de la rosca, huevo y demás. Pero él se ponía su banda con un orgullo inmenso y eso me llena más”.

¿Cómo viven la historia de Millonarios en el camerino? Específicamente, hicieron una celebración al estilo John Mario Ramírez: “En el caso específico de Cataño que habla mucho con Chespi (el utilero del equipo Nixon Pacheco) que empezó acá y ya no tiene ni pelo. A Chespi le tocaron esos momentos y le cuenta todas las historias de John Mario. John Mario fue muy importante para los hinchas de Millonarios y acordaron que iban a celebrar como él. En estos días tuvimos una charla de la historia de Millonarios y de verdad a uno se le eriza la piel porque hay muchas cosas que uno sabía y muchas cosas que uno sabe de la grandeza, pero no tiene la magnitud de por qué la grandeza. La charla fue privada, pero nos sirvió un montón”.

¿Qué significa ser capitán? “Yo en ese sentido siempre he agradecido a Mayer. Cuando yo llegué, Mayer me acogió de una manera muy positiva y me decía ‘bebé, siéntese acá’ y me empezó a mostrar cosas que yo en el momento en que él lo hizo no entendía. Yo había tenido la posibilidad se ser capitán en Tolima y en Bogotá, pero yo no entendía la magnitud de lo que iba a representar eso. Tener un momento específico no lo tengo, pero he disfrutado cada momento cuando he sido capitán y he ayudado cuando no he sido capitán. Creo que muchas veces uno no necesita una cinta para trabajar en pro”.

Usted está en la línea casi dirigiendo, qué les dice a los compañeros: “Me ha pasado muchas veces porque uno siente mucho esto. Yo nunca digo algo u opino algo o doy alguna recomendación que no tenga un lineamiento de algo de lo que Gamero nos ha explicado, enseñado o pedido. Eso sí lo tengo super claro. Que sea algo que a mí se me ocurrió y lo voy a decir, no, no, no. Yo tengo un gusto muy compartido frente a lo que él hace, por la manera en que lo hace porque es una persona que se preocupa mucho por enseñar. Además, que con el tiempo uno le pone más atención a las cosas. Uno a veces cuando es joven dice, ‘no yo hago lo mío en mi posición y ya’. Pero con el tiempo uno hace bien lo de su posición y le conviene que el otro haga bien lo de su posición y le puedo recordar al otro si se le olvida algo de lo de su posición. Es como por ahí un poco”.

¿Qué le diría Gamero si lo hiciera? “Primero sería el error más inmenso mío porque se trabaja con una ruta para que alguien venga y la cambie, no. Pero me diría, ‘ey cállate, córrete p’allá’ (risas)”.

Le gustaría ser técnico: “Es una de las opciones que tengo. La otra es hacer parte del fútbol gerencialmente. Estoy haciendo un máster porque lo que quiero es quedar dentro del fútbol”.

Le gustaría ser presidente de Millonarios: “Total. Creo que hay que aspirar a eso para ver dónde llega uno y si llego sería genial, pero sí quiero seguir en el fútbol y desde que se pueda en Millonarios”.

¿Cuáles serían sus propuestas? “Piscina de pelotas azul y blanca, mentiras (risas). Creo que se está yendo por una línea muy buena desde las divisiones menores, pero sigo pensando que el porcentaje que llega a profesional es muy bajo comparado con el que lo intenta y nosotros en ese intento pues llega un momento en el que tenemos que dejar todo a un lado y a ti se te acaban las ilusiones a los 22 o 23 años y en esa época es difícil. Cuando uno todavía no hace parte de un equipo profesional es difícil y ese tiempo se pierde. No se preparan, tienen que salir a buscar trabajo en cualquier cosa. Si el jugador está en Millonarios, pues tiene que irse preparando. Tiene que ser, en buena manera, que haga parte de la vida de todos, tanto de los que llegaron como de los que no llegaron. Que los que no llegaron por lo menos digan, ‘aunque no quería me hicieron estudiar, no perdí el tiempo’. No que a los 23 años tenga que arrancar de cero”.

¿Alguna vez le pasó esto? “Sí claro. Por ahí dos veces la vi cuesta arriba. Cuando salgo de Millonarios 2008 quedo sin equipo y dije hasta aquí jugué fútbol y no he hecho nada. No había terminado el bachillerato y me pasó lo que no quiero que le pase a mucha gente. Tenía una mano adelante y otra atrás. Afortunadamente siempre tuve el apoyo de mi familia y estoy seguro de que mi papá me hubiera hecho estudiar, seguro, así hubiera sido a los 22 años. Sobre esa época me vi cuesta arriba”.

Todos en su familia son de Millonarios: “Hay algunos que no. Algunos primos que no. No sé cómo sean en sus ambientes, pero no molestan si hay algún mal resultado, siempre son respetuosos y como yo siempre digo, Millonarios te va enamorando, por eso yo no tengo ningún problema cuando llegan aquí chicos que no son hinchas de Millonarios, bienvenidos, siempre terminan enamorándose”.

¿A quién le pasó? Uribe ama a Millonarios y estoy seguro que cuando él llegó la primera vez no era hincha de Millonarios. Sus hijas. Millonarios va enamorando. Yo los molesto y si no se enamoran, yo los hago enamorar”.

Convivencia, bromas y alegría en el equipo

¿Qué es lo que hace Montero ahora en las fotos antes de los partidos? “Yo no sé. Ahí se le está pegando Llinás y el perjudicado soy yo porque los más grandes van atrás. Eso es parte del ambiente, parte de que no somos confiados, pero confiamos en nuestro trabajo, en que somos un equipo y que la vamos a sacar adelante”.

En la concentración ¿con quién duerme? “Con Llinás. Ya llevamos un año larguito con él”.

Llinás es organizado y ud no... “Las apariencias engañan. Es chistoso, pero él es tranquilo, por ahí peleamos porque la convivencia es difícil”.

¿Cómo es esa convivencia? Con Llinás molestamos. Yo lo molesto mucho porque los dos sufrimos con el sueño. Uno está tratando de buscar el sueño y él coge un agua y comienza a hacer ruido, pero él lo hace de la manera más inconsciente del mundo y cuando pone la botella la tira y solo hace ‘ay’, y una risa. Yo también hago cosas inconscientes que hacen parte de la convivencia. Yo creo que a la cuarta persona que más veo es Llinás o la quinta persona, mi esposa, mis tres hijos y Llinás. Es con quien más comparto. En las concentraciones uno viaja, pero la mayoría de tiempo uno está en la habitación”.

¿Cuál fue la broma de la cinta de capitán con Juan Moreno? “Me estaba acomodando y lo miré, tocaba la banda y cuando lo vi tan concentrado le pegué. Juanito es de las personas más alegres del equipo. Ha madurado de maneras no fáciles y ha sabido hacerlo. Parte de su alegría le ha ayudado un montón al equipo. Tiene enfrente un arquero de Selección y una buena persona, se la luchan y tienen una buena relación. Es motivante y chévere ver que él entendió que simplemente trabaja y se prepara para el día que le toque”.

Mackalister Silva: “Yo hago que todos se enamoren de Millonarios”

Título en la final ante Independiente Santa Fe

Qué recuerda de la final contra Santa Fe: “Uno de los días más importantes de mi vida, sin duda alguna, por todo lo que representó. Inicialmente, por conseguir un título con Millonarios que era un sueño mío, ser campeón de Liga. También por el marco, por cómo se presentó, por el rival, terminamos de visitante, por todo. Era algo muy especial si se daba y gracias a Dios se dio. De esos momentos es de los que hablo para poder quedar en la historia de Millonarios. Ahí vamos, la verdad que Dios quiera y se pueda quedar”.

¿Cómo es su relación con Henry Rojas? “Somos buenos amigos, habíamos estado en Tolima y ya habíamos compartido muchas cosas. Es una persona muy dada, amiguera, le digo que es chismoso. Está pendiente de todos los equipos del fútbol colombiano. Más de convivencia, por molestar, chisme, pero es porque es muy dado, es charlador. Lo de él fueron cosas de Dios, lo premió porque ha pasado momentos difíciles en el fútbol, ese semestre no había sido fácil, tuvo su premio ahí”.

¿Henry es consciente del gol a Santa Fe? “Inicialmente yo creo que no era consciente, él sí estaba sorprendido y se fue con la esposa hacia la malla y la tocaba por donde entró el balón. Ahí estaba como anonadado, yo me le acerqué en ese momento. Hoy yo creo que es consciente de la bendición que tuvo”.

Los entrenadores en Millonarios y su futuro

Técnicos en Millonarios: “Inicié con Pecoso, fue mi primera práctica y debuté con él. Pecoso, Prince, Osorio, Vanemerak, Quintabani, el profe Cortés, vuelvo con Lunari, el profe Israel que en paz descanse, Cocca, Russo, Pinto, Chamo que estuvo unos partidos, y el profe Gamero. Con todos siempre pasaron cosas puntuales, pero con la cantidad de tiempo que he compartido con el profe Gamero le he aprendido muchas cosas hasta para la vida personal. El profe Pinto también me enseñó un montón de cosas, él fue especial. Todavía hablo con Russo, está contento, es un hombre de pocas palabras y siempre son muy puntuales. Siempre tiene un mensaje cuando tú hablas con él, de que hay que seguir y ya está, como dice él”.

Trabajo con Russo: “Fue con excesivo respeto, al punto de que entre comillas no pasaba nada porque acá nunca se decía nada, se trabaja simplemente. Si no venía, no venía, cada quien por su lado y sale. El amor se trasladó al respeto y eso fue lo que nos impulsó un montón a los que sabíamos lo que estaba afrontando. Él siempre estaba de pie, en contra de los médicos, estuvo al frente. De todo se aprende, él me dejó que pase lo que pase hay que dar la cara”.

¿Tiene ofertas de otros equipos? “Sí, he estado cerca precisamente donde se me vence el contrato. Esto es un mercado y todos los clubes saben a quién se le vence el contrato y a quién no. Sí, antes de las dos últimas renovaciones pasó, amo a Millonarios y todo, pero tengo una familia y cuando no se solucionan las renovaciones rápido uno tiene que escuchar. Del último que más cerca estuve fue del Medellín”.

Mackalister Silva: “Yo hago que todos se enamoren de Millonarios”

La hinchada de Millonarios, aliento y presión

Presión de la gente: “Es complicado y a veces duele porque tampoco es que uno no sienta. Las partes difíciles fue hacer que mis hijos entendieran que esto es de gustos, también mi esposa, mi hermano, mi mamá. Hacer que ellos entendieran que la manera de jugar de uno le guste a alguien sí y a alguien no, en el estadio todos pueden decidir. Ese fue un momento difícil para mí porque era primero el compromiso de hacer las cosas bien para que haya un buen resultado, para sumar, para que mi familia esté contenta, para que mis jefes y la hinchada estén contentos y a veces no lograrlo pasa que la hinchada no está contenta y mis hijos me dicen, ‘por qué te tratan tan mal’. Se les traslada al colegio, a mi esposa también. Esos momentos fueron más de enseñanza, para llenarlo a uno de valor y saber que al final lo que está en las manos de uno es trabajar bien, cuidarse de la mejor manera y tratar de hacer todo bien, uno a veces quiere hacer las cosas y no salen. Hay que sobreponerse al error”.

Gritos de la hinchada en el estadio: “Hay momentos del partido en que no escuchas nada, pero hay otros en que escuchas y han salido con unas joyas. Sobre todo, con las groserías. Agudizan la voz y los identifico y los miro. Lo único que pienso es que se desahogó, que esa persona se va tranquila a la casa. Chistoso no sé, una chica una vez me dijo que era peor que el novio, pero que así le saquemos la rabia del mundo nos amaba. Me dicen, ‘te amo’ y les digo, ‘yo también’, y no esperan esa respuesta de uno. Han sido tantos que de estar tan metido en todo que se me olvida”.

Medalla de la Copa BetPlay: “Para mí fue muy importante esa medalla. Tiene todos los significados posibles, tuvo sufrimiento, de todo. Llegó en el momento más difícil que he tenido en Millonarios. Hablamos de Dios, soy creyente, y no solo porque me dé estos momentos y posibilidades, sino por lo que ha sido a lo largo de mi vida y de mi familia. Fue voluntad de Dios, con todo lo que había pasado con el profe, el proyecto, la idea, los directivos. Todos somos humanos, desde el doctor Serpa, el presidente Camacho y más. Todo esto es producto de un trabajo que para muchos no tendrá significado, pero es un gran paso. No es lo único que queremos, pero sí es muy especial esta medalla como lo es para todo Millonarios”.

¿Qué significa Millonarios? “Millonarios hace parte de mi vida y de mi familia. Me identifico un poco en eso, lo que ha sido Millonarios, su lucha constante de crecer, de salir adelante en los malos momentos, de brillar. Ha sido un poco mi lucha con esta camiseta, vine, probé, me sacaron, vine, probé, me quedé, jugué, salí, volví, salí, mi objetivo siempre era volver y gracias a Dios he disfrutado cada momento que he vivido. Todos los momentos que tiene el fútbol adentro y afuera los viví con Millonarios. Para mí lo es todo, es hasta difícil de explicar”.

Por último, háblenos de sus hijos: “El mayor tiene 13, el de la mitad 11 y el menor 6. El pequeño, literal, nació en Millonarios y por eso te decía lo especial de la medalla. Cuando la ganamos tenía 5 años y estaba próximo a cumplir los 6 y verlo bajar a la grama y llorar, simplemente llorar, para mí fue como un encontronazo de emociones, porque sabía que estaba disfrutando. No es justo que un niño de 5 años sienta la palabra presión, entonces por eso digo que Millonarios hace parte de mi familia, mis hijos viven esto”.