COPA AMÉRICA

Martínez y cómo desconcentró a Colombia en los penales

A sus 28 años, Emiliano apenas tiene 7 partidos oficiales con la selección argentina. Ante Colombia fue el héroe con 3 cobros atajados.

0
Emiliano Martínez, arquero de Argentina, le ganó la batalla psicológica a los pateadores de la Selección Colombia en la semifinal de la Copa América 2021.
Borja y Martínez EFE

"Antes que nada, el fútbol es una batalla psicológica, el aspecto humano tiene un papel significativo", dijo Sócrates de Oliveira, el histórico exjugador de la selección brasileña con su frase refleja lo que hizo Emiliano Martínez en el arco del Mané Garrincha en la definición por penales ante Colombia para ganarle a sus rivales esa lucha mental que terminó beneficiándolo para llevar a Argentina a la final de la Copa América ante Brasil. 

La ausencia de público en los estadios permitió que las conversaciones o todo lo que se diga en la cancha puede ser escuchado, pero desde siempre ha existido el uso de la palabra en el fútbol para distraer, confundir o sacar de los partidos a los rivales y Dibu Martínez hizo todo para que los cobradores de Colombia cayeran en su desvió de atención. "Dejé mi casa hace mucho tiempo para momentos como este", dijo el arquero de 28 años.

¿Qué le dijo Emiliano Martínez a Davinson Sánchez?

La tanda de penales arrancó con Juan Guillermo Cuadrado al frente de la pelota, hasta ese momento se veía a un Martínez silencioso que adivinó el lugar del cobro de Cuadrado al palo derecho, pero no alcanzó a llegar y Colombia se ponía 1-0.

Para el segundo penal vio llegar a Davinson Sánchez, jugador que conoce de la Premier (Martínez ha hecho toda su carrera en Inglaterra) y que días atrás había pateado ante Uruguay al palo izquierdo del arquero, el mismo lugar que eligió esta vez, aunque sin tanta convicción, pues Emiliano le dijo desde el arco, "Lo siento pero te como hermano" y adivinó el cobro.

El penal de Mina y la reacción de Messi 

El tercer cobro para Colombia estuvo en los pies de Yerry Mina. El arquero argentina siguió hablando mientras el defensor de Colombia acomodaba la pelota. "Estás nervioso", le repitió en varias oportunidades y luego le dijo que su risa era nerviosa, además de recordarle que lo conocía por su paso en Premier. 

"No te da para festejar no, te veo nervioso. Mirá que está un poquito adelante la pelota. Sí sí hacete el boludo, ya te conozco a vos, te gusta. Te reís de los nervios. Mirá que te como hermano, mirá que te como hermano". Al final eligió el mismo palo y allá llegó para atajar el remate del central colombiano que regularmente festeja bailando y por eso Messi le gritó "Baila ahora".

Borja, el único que superó la psicología de Martínez

Llegó el cuarto cobro para Colombia, la serie iba 2-1 a favor de Argentina después de los penales errados por Sánchez y Mina. El delantero caminó serio hacia la pelota y cuando llegó al momento del remate empezó nuevamente el show de Martínez, quien esta vez subió de tono las palabras y obligó a que el árbitro venezolano interviniera. "Con palabras de esas no".

Emiliano buscó la mirada del delantero mientras le decía. "Estás cagado, estás cagado. Dale cagón, estabas hablando en el entretiempo eh. Te gusta esperar cagón, hablabas en el entretiempo. Te gusta mirar eh, dale mirame, mirame". Al final el cobro potente al centro del delantero reflejó que no cayó en su juego y concentrado definió a donde quería.

En el cobro de Cardona le bastó con moverse

Argentina llegó al cuarto cobro con la ventaja de ponerse arriba y meterle la presión a Colombia en el último cobro. Lautaro Martínez fue el encargado de marcar el penal para el 3-2 que ponía a la Selección de Rueda con la obligación de anotar en el quinto cobro para igualar la serie y que dependiera de Ospina.

Al cobro llegó Edwin Cardona, el último penal que había pateado el jugador había sido en la definición de la Copa de la liga argentina por cuartos de final ante River Plate donde intentó definir a lo Panenka y le adivinaron el cobro. Esta vez, Emiliano solo se movió de lado a lado y decidió el mismo palo donde ya había atajado los dos penales, con la fortuna que el '10' de Colombia pateó al mismo lado sin convicción para que el arquero argentino cerrara una noche soñada dándole la clasificación a su selección.