ITALIA

La explosión de Luis Muriel: del Lecce al Atalanta

La Gazzetta dello Sport hizo un recuento de lo que ha sido la carrera del delantero colombiano. Desde sus inicios en Italia hasta pelear por ser Capocannoniere.

Luis Fernando Muriel cerró la mejor temporada de su carrera el domingo frente al Milan. A pesar de la caída del Atalanta 2-0, el colombiano terminó como el goleador de su equipo y tercero en la tabla de máximos anotadores de Italia con 22 tantos, solo detrás de Cristiano Ronaldo (29) y Romelu Lukaku (24).

La Gazzetta dello Sport hizo un recuento de la carrera de Muriel desde su llegada al fútbol italiano en 2010 en el Udinese hasta su auge como delantero en el cuadro de Gian Piero Gasperini.

"Corría poco, pero en media hora hacía tres goles"

En su llegada al Viejo Continente por un millón y medio de euros pagados al Deportivo Cali, el Udinese lo prestó al Granada de España. "Era ‘El Gordito’. Corría poco, pero en media hora te hacía tres goles", recuerda Agustín Garizabalo, cazatalentos que lo reclutó del cuadro vallecaucano en entrevista con el medio italiano.

Luego de su aventura por Andalucía, Muriel regresó a la Serie A para hacer su debut con el Lecce. Allí disputó 29 partidos en los que marcó siete tantos y ocho asistencias.

Udinese: el punto de inflexión

Según recuerda la Gazzeta en una entrevista con el delantero en 2015, su regreso al Udinese fue el punto más importante de su carrera. Su padre trabajaba como taxista para mantener a su familia y Luis Fernando debía vender tiquetes de lotería o las arepas que preparaba su abuela para comprar su pasaje de bus. "Le compraré a papá un taxi nuevo, me dije. Y fue lo primero que hice nada más fichar por el Udinese", aseguró el atacante en la nota con el medio italiano.

En Udine estuvo entre 2012 y 2015. Allí marcó 13 goles en 65 partidos y empezó a demostrarle al ‘calcio’ de que estaba hecho con sus regates, su velocidad, explosividad y claridad frente al arco.

Los problemas de peso en Sampdoria

Para julio de 2015, el colombiano llegó a Genoa para jugar con la Sampdoria. Allí tuvo idas y venidas con la afición y la prensa. Fue acusado de estar en sobrepeso y por ello, su rendimiento no era siempre el esperado.

"Nunca fue una condena mi peso, sino un cliché nacido en Udine cuando no me iba bien. Al final, mi peso ideal siempre ha sido 82-83 kg. En Lecce yo tenía 83 kg e iba como un tren, cuando Francesco Guidolin dijo que estaba gordo, pesaba 84”, dijo Muriel en entrevista con el diario en 2016.

Con el cuadro genovés disputó 84 encuentros marcando 24 dianas y 15 asistencias durante dos temporadas antes de viajar nuevamente a España.

Por la redención en Sevilla

El colombiano regresó a LaLiga de España en 2017. El Sevilla pagó 17 millones de euros para que Luis Muriel vistiera su camiseta. Los resultados no fueron los esperados. En 65 partidos marcó 13 goles.

"Creo que he pagado demasiado por la presión, el Sevilla nunca había gastado tanto por un jugador y este peso me ha frenado", le dijo el atacante al diario La Nazione tras su salida del cuadro andaluz hacia la ciudad de Florencia.

El regreso de Cuadrado a Italia

La Fiorentina logró llevar en condición de préstamo al colombiano para la segunda mitad de la campaña 2018-2019. En poco tiempo demostró que Italia era su lugar en el mundo con su "frialdad, visión de juego, regate irresistible y facilidad en el toque con ambos pies".

En 23 partidos con la camiseta 'viola' marcó nueve tantos y con su gran rendimiento en el área rival volvió a ser reconocido como un heredero de Ronaldo Nazario. Así llamó la atención del Atalanta.

La explosión en Atalanta

Su llegada al cuadro de Bérgamo fue en julio de 2019. Aunque Gian Piero Gasperini siempre lo usó como su revulsivo estrella, el colombiano respondió con goles y buenas presentaciones.

Hasta ahora, ha marcado 45 goles en 89 encuentros con el equipo de la Diosa y se trepó en el podio de máximo artillero en la campaña 2020-2021 tras alcanzar 22 tantos por la Serie A.