ITALIA

Muriel y Cuadrado, elogiados por el DT que los potenció

Los colombianos coincidieron con Serse Cosmi en el Lecce. Nueve años después, el técnico los recuerda en La Gazzetta dello Sport.

En la mitad de la temporada 11/12 el Lecce se quedó sin entrenador ante la salida de Di Francesco por malos resultados. La dirigencia apostó por Serse Cosmi, un DT que logró buenos resultados, pero que no pudo escapar del descenso. Sin embargo, potenció a Luis Fernando Muriel y a Juan Guillermo Cuadrado. Hoy tiene más debilidad por el que juega en Atalanta y está sorprendido con el físico del de la Juventus.

Luis Muriel, "clase fuera de lo común"

Muriel tenía 20 años cuando llegó al Lecce proveniente del Granada de España, con el que estuvo a préstamo ya que su pase pertenecía a Udinese. El colombiano no tuvo tanto protagonismo con Di Francesco y fue después del nombramiento de Cosmi que tuvo más continuidad para terminar la temporada 11/12 con 7 goles. 

Para Cosmi, el delantero con apenas 20 años, ya sorprendía con su clase, aseguró que había visto pocos atacantes con la capacidad que tenía el colombiano para controlar la pelota. "Tenía 20 años, pero ya veía su clase fuera de lo común. Tenía una debilidad por él, hay pocos delanteros capaces de detener el balón tan rápido como él", afirmó el DT a La Gazzetta dello Sport.

Cuadrado, potencia física en su máxima expresión

Cuando Juan Guillermo pasó por Lecce tenía 23 años y, al igual que Muriel, estaba cedido por el Udinese. El colombiano ya llevaba dos temporadas en Serie A, pero no se había podido consolidar hasta que llegó al equipo del sur de Italia. Primero Di Francesco lo empezó a potenciar y luego llegó Cosmi para terminar el trabajo. 

El ahora técnico del Crotone manifestó que el extremo lo sorprendió con su despliegue físico durante el tiempo que estuvo en Lecce y recordó una jugada en la que le pedía que entregara la pelota, pero Cuadrado estaba decidido a llegar al arco rival y marcar el gol. 

"Físicamente siempre ha sido muy fuerte. Recuerdo que marcó un gol partiendo desde la defensa con un remate final al portero, en una acción en la que le grité que se la entregara a un compañero. Después del gol se me acercó y me dijo 'señor, sí lo escuchaba, pero qué gol el que marqué'", contó el entrenador de 62 años.