BOCA JUNIORS

Edwin Cardona, el elegido en el tributo a Maradona

El colombiano anotó dos goles frente a Newell's Old Boys. Celebración y homenaje a Diego con su hija Dalma en el palco.

0

Ya te extraño pa! Voy a aguantar acá, sin esa parte de mi corazón que te llevaste ayer con vos!". Dalma Maradona convirtió en palabras el sentimiento tras la muerte de su padre en un mensaje que cuesta leer sin que las lágrimas asomen. Este domingo, llegó a la Bombonera y desde el palco en el que tantas veces acompañó a Boca Juniors -junto a su papá- presenció el homenaje que el Xeneize le dedicó al ídolo que hizo temblar como nadie esas tribunas.

En un día especial, Edwin Cardona fue el elegido para rendir ofrenda con su fútbol. En el minuto 12, un tiro libre desde el borde del área. El colombiano fue el encargado de cobrar. Remate al palo del arquero Macagno de Newell's, que dio un paso hacia el otro costado… cuando quiso volver ya era muy tarde, a pesar del esfuerzo y alcanzar a rozarla. Golazo con sello de crack y una tarde preciosa como marco.

La celebración tenía dueño: Diego… Y su hija que también es símbolo de la pasión Maradona por lo que representa Boca. Después del gol y con el apellido del D10s en la espalda, Cardona y sus compañeros corrieron hacia la línea para extender la camiseta de la leyenda sobre el césped. Hasta ahí llegaron todos para un aplauso al cielo, a Dalma. Lágrimas y emoción pura.

Pero la noche le tenía otro premio a Cardona. En el 20', Wanchope Ábila abrió la pelota a la izquierda, donde apareció el colombiano. Con un amague dejó a un rival en el piso y definió con la tranquilidad de un delantero en el área. Se perfiló para enviar un pase atrás, pero con ángulo cerrado definió entre las piernas de Macagno. Las manos al pecho sobre la imagen de Diego. Magia.

Cardona, que ha tenido que luchar con sus propios demonios y ahora disfruta de una nueva oportunidad en Boca y la Selección, le hizo honor a Maradona con la pelota. Quedará en el recuerdo de un club y una hinchada que llora la partida de su gran emblema. Diego representó la alegría de jugar y el valor para derrotar los imposibles... Edwin hizo lo suyo.