INDEPENDIENTE MEDELLÍN

Andrés Cadavid, inquieto por la Liga y los líos en Dimayor

El central del DIM pidió definir la fecha de inicio del campeonato y espera que resuelvan las diferencias entre dirigentes por el bien del fútbol colombiano.

Fue políticamente correcto, pero dejó ver su inconformidad. Andrés Cadavid quiere dedicarse únicamente a jugar y no desgastarse con temas que deben solucionar las cabezas del FPC. Pero le urge conocer cuándo volverá la Liga BetPlay y que Independiente Medellín llegue con minutos en las piernas a la Copa Libertadores en septiembre.

Desde un automóvil, el defensa entregó una conferencia virtual en la que enfatizó en la importancia de definir la fecha del regreso del fútbol. “Hay mucha incertidumbre. Ese tema se debe manejar pronto porque tenemos torneo internacional”, expresó el paisa.

En cuanto al momento complejo que vive la Dimayor y a las diferencias entre los presidentes de los clubes, Cadavid fue diplomático y evitó la controversia, pero abogó por un acuerdo. “Que hablen y solucionen las cosas. Lo que queremos es que todo esté bien organizado para cuando juguemos”, afirmó.

Sobre el retorno a la sede deportiva, el líder del 'Poderoso' aseguró que está muy pendiente del cumplimiento de las normas de bioseguridad y que se adaptó a los cambios, pero admitió que extraña el contacto físico con sus compañeros y opinó que el protocolo “al ser tan exigente hace a veces a las personas como robots”.

Así habló el antioqueño sobre la semana de prácticas que cumple el Rojo, las nuevas condiciones por la pandemia, el campeonato, el panorama en la Dimayor y el nivel que tendrá el fútbol colombiano tras la reactivación.

Regreso a entrenamientos: “Empezamos de muy buena manera. Muy gomosos por volver a tocar el balón, por volver a sentir qué es un entreno, por estar con los compañeros y por estar trabajando porque la pandemia golpeó bastante, tanto en lo económico como mentalmente. El preparador físico fue muy asertivo en la adaptación a la cancha y ha hecho un excelente trabajo para sentirnos a gusto”.

Primeras sensaciones: “Viene uno con las rodillas aporreadas por hacer tantos saltos en superficies duras cuando no se podía salir. El equipo se ha adaptado bien. Mentalmente uno cree que el cuerpo le va a responder igual, pero después de tanto tiempo encerrado necesita recorridos largos y más estado físico para estar de la mejor manera”.

Las nuevas condiciones: “Obviamente en el fútbol el roce se necesita. Muchos momentos tácticos tienen que ser con compañeros bastante cerca y van a haber conversaciones. No es lo mismo uno entrenar solo que hacerlo con compañeros que sean espejo o un obstáculo porque se vuelve más real. No es un secreto que tenemos que adaptarnos porque esta pandemia ha cambiado muchas cosas, como jugar sin público. Esperemos que todo el mundo desde su mentalidad esté preparado y sienta esa hambre y ganas de salir adelante para hacer un buen compromiso y generar un buen fútbol con el objetivo de ganar cosas importantes”.

Ambiente en la sede: “Es diferente. Hay un protocolo que estamos siguiendo. Llega uno y no se saluda con los compañeros igual. Después de tanto tiempo quería sentir la mano y chocarla con mi compañero… sentir que es hermano de uno. Eso ha cambiado. No estamos en los camerinos y hay que entrenar e irse a bañar en la casa. Este protocolo, que ayuda a que nuestras familias estén aliviadas, al ser tan exigente hace a veces a las personas como robots por el distanciamiento y no poder tocar a nadie. Todo sea por la salud”.

La fecha del torneo: “Hay mucha incertidumbre. Ese tema se debe manejar pronto y nosotros saber cuándo vamos a jugar porque tenemos torneo internacional y ya hay fechas estipuladas. A la Libertadores tenemos que llegar con partidos de la Liga para tener un termómetro y saber cómo estamos o cómo nos sentimos. Allá tienen que estar las personas adecuadas para poder organizar todo esto y darle a fútbol colombiano la garantía de poder seguir siendo protagonista”.

Tema dirigencial en Dimayor: “Soy parte de la asociación (Acolfutpro) y uno tiene que tener mucho tacto con lo que dice porque se pueden ir en contra muchas cosas. Sí es bueno entender que los jugadores lo que queremos es estar tranquilos y nada más dedicarnos a jugar, que es lo que nos compete. No estar pensando en si hay liga o no hay, que los dirigentes está haciendo esto o que uno está en contra del otro. Los jugadores estamos para jugar y para dar un lindo espectáculo. Para lo otro, hay presidentes, gente encargada en la Dimayor y gente de las asociaciones para que hablen y solucionen las cosas. Creo que todo se va a solucionar. Lo que queremos es que todo esté bien organizado para que cuando juguemos la Libertadores ya tengamos partidos de liga encima y tener un termómetro”.

Su estado físico: “Siempre he sido un persona muy consciente y muy seria en mi trabajo. Trato de estar un paso por delante en el tema físico para estar a la altura, de un equipo grande y de poder conseguir cosas. Para mí, esto es un 70 % mental y un 30 % físico. Si las dos partes se entrenan bien, se pueden lograr cosas buenas. El preparador físico ha hecho un excelente trabajo. Todo el cuerpo técnico ha hecho unos buenos trabajos para adaptarnos y se ha cumplido el protocolo de seguridad, algo que me importa mucho. Yo soy el primero que si veo algún bache digo que no sigo entrenando porque hay una posibilidad de contagiar a mi familia. Pero se ha manejado de buena manera y el médico está muy pendiente de todos los protocolos”.

Nivel de la Liga: “Hay que ser conscientes que esto es fútbol profesional y que tenemos que estar preparados para afrontar todo. Sería muy egoísta decir que por el confinamiento y el COVID vamos a llegar de una manera no adecuada porque se está dando un tiempo para prepararse. Obviamente, técnicamente y a nivel de roce va a ser muy diferente, pero después de haber jugado tanto tiempo como profesional uno tiene que estar a la altura”.