CATALINA CASTAÑO

"Ser inspiración para las demás es algo muy lindo"

La extenista colombiana contó que su sueño era ser como Ximena Restrepo y ahora disfruta de haberse convertido en una referente del deporte femenino.

Todos los deportistas tienen ídolos en la infancia, pero muy pocos logran convertirse con el tiempo en inspiraciones para otros. Ese es el ejemplo de Catalina Castaño, que de joven vio a Ximena Restrepo ganar la primera medalla olímpica para una mujer en Colombia y luego ella se convirtió en una referente para el tenis femenino en el país.

La pereirana se retiró hace varios años y hoy es entrenadora en Argentina, un rol que disfruta mucho más que estar jugando en las canchas y con el que busca transmitir esas vivencias de años de carrera, en los que alcanzó el ranking 35 de la WTA, una medalla de bronce en los Panamericanos de 2011 y participaciones en los cuatro Grand Slam.

"Cuando Ximena Restrepo ganó la medalla yo decía que quería ser atleta, ella fue mi inspiración"

Catalina Castaño

¿Cómo fue el regreso a Colombia desde Argentina en medio de la cuarentena por el coronavirus?

"No fue fácil, siempre es complejo. Tuvimos que estar cuatro horas en el aeropuerto, nos explicaron todo el procedimiento, llenando todos los papeles, debemos hacer cuarentena y estar reportando si tenemos algún síntoma. Nadie estaba preparado para una situación de estas. Ahora no puedo salir a la calle, esperar los 14 días en Bogotá para irme a Pereira donde vivo".

¿Cómo nace el amor y el sueño de ser tenista?

"Yo no quería ser tenista, me gustaban otros deportes. Vi cuando Ximena Restrepo ganó medalla olímpica, lo veía en los noticieros y yo decía que quería ser atleta. Ella fue mi inspiración para ser deportista. Pero empezamos a ir a clases de tenis, porque mi papá jugaba tenis. Una vez me invitaron a un torneo en Cali, al que yo solo iba de paseo, porque yo no sabía ni contar, y me lo gané. Ahí el entrenador, Pedro Arroyave, me invitó hacer parte del equipo, desde ahí comencé y ahora es mi pasión".

Y ahora pasó de tener una referente, a ser una referente...

"Es muy lindo, la verdad cuando se me acercan los papás o las jugadoras y me dicen: 'quiero ser como tú'. Ser inspiración para las demás es algo muy lindo y lo llena a uno mucho".

¿Qué adjetivo le pone a toda su carrera como tenista?

"Cuando estaba metida y jugaba, no me parecía suficiente. La gente me felicitaba, pero pues algo me faltaba, uno siempre piensa en más. Pero ahora que estoy retirada, pienso como si hubiera sido otra persona. Increíble que yo logré eso. Di el máximo, no era talentosa, sino hacía mucho esfuerzo, no venía de una familia adinerada y ver todo lo que logré, es muy satisfactorio. Por eso estoy segura de no volver a jugar tenis".

¿Qué faltó para llegar más lejos del ranking 35?

"Eso me lo preguntaron después de que me retiré y no sabía la respuesta. Ahora que hice un curso de liderazgo encontré la respuesta. Yo apunté muy alto, quería estar entre las 50 primeras del mundo y un entrenador me dijo que podía ser top 30. Siento que fui la hormiguita que trabajé, pero nunca me preparé para cuando llegara al 30 del mundo. Entonces fui 35 y pensaba: '¿Ahora qué sigue?'. No tenía el siguiente paso. Yo no sabía qué hacer, qué pensar, cómo caminar o expresarme en los torneos".

¿Y cree que eso es un problema del deporte colombiano en general? ¿O ha cambiado?

"El deportista colombiano es valorado en este momento como algo muy importante. Ahora como entrenadora estuve en Panamericanos, Bolivarianos y el respeto que nos tienen es muy grande. Es que no más mira: tenemos la pareja número uno del tenis, Mariana Pajón como campeona mundial, a Caterine Ibarguen y todos los ciclistas. Pienso que esa mentalidad fue antes y un estigma de nosotros. Antes era hacer algo en unos Olímpicos, ahora las metas son muy altas. Cada vez marcamos una pauta muy importante a nivel mundial".

Catalina Castaño en el partido ante Serena Williams en el US Open de 2005

¿Cómo puede definir cada uno de los Grand Slam?

"Roland Garros es más alegre, pero igual elegante. Wimbledon es tradición, no se escucha nada, hay mucho respeto y uno tiene que ir totalmente de blanco. US Open es el show, un año jugué contra Serena Williams en el Arthur Ashe y cuando entro a la cancha veo el montón de luces, la música a todo volumen y la gente no se calla en ningún momento, ni sabía dónde estaba yo o mi entrenador. Y Australian Open es relajado, parece fútbol, llegan las barras, hay gente pintada y se vive todo de diferente manera".

Su retiro llegó al mismo tiempo que el diagnostico de cáncer de seno. ¿Cómo fue vivir esas dos situaciones al tiempo?

"Fue muy duro, pero sirvió la fortaleza en Dios, mi familia y mis amigos. Fueron dos cosas de una, que no son fáciles. Cuando yo terminé el tratamiento del cáncer decidí que no iba a volver a jugar más. Yo durante el tratamiento me alejé, dejé de ver tenis, de pensar en tenis, porque eso me estaba afectando".

¿Qué enseñanza le dejó superar esta enfermedad? ¿Qué consejo le da a las mujeres?

"Yo antes me estresaba por todo, me tomaba todo muy personal. Pero ahora todo me tiene que resbalar. También me dejó que debo aprovechar los momentos, vivir y apreciar todo. A uno le cambia la vida. A las mujeres les digo que tengan mucha mente positiva. Recibir el apoyo de los amigos y familia, que es lo más importante, porque a veces uno solo necesita que la gente esté ahí".

Cuando terminó su etapa como entrenadora del equipo colombiano dijo que había sido por discriminación. ¿Aún piensa lo mismo?

"Yo sentí que en ese momento fue discriminación, si yo no estaba consiguiendo resultados lo entendía y las razones que me dieron nunca las entendí. A mí me habían dicho en la Federación que debía cumplir el ciclo olímpico, que era hasta Tokio. Y cuando me dicen que me sacan, obviamente rompen el ciclo de olímpicos. A mi me dolió, nos fue muy bien y no entendí. Son decisiones que duelen, pero ya no me importa".

Todos contra el coronavirus

Siguiendo estas recomendaciones prevenimos la propagación del coronavirus (COVID-19) en nuestro país: 1. Lávate las manos con frecuencia, 2. No saludes a la gente con besos o apretones de mano, 3. Si toses, cúbrete la boca con el codo flexionado o con un pañuelo desechable, 4. Evita tocarte los ojos, la nariz y la boca, 5. Si tienes fiebre o dificultad para respirar, busca atención médica, pero llama primero a la línea 123, 6. Sigue las indicaciones de las autoridades locales y nacionales.

Así mismo, el Ministerio de Salud desarrolló una aplicación para el celular que permite seguir lo que sucede con el Covid-19 en el país. CoronaApp está disponible de manera gratuita para descargar en dispositivos Android y iOS.

Y recuerda, ¡quédate en casa!