La rivalidad que marcará época

Las grandes rivalidades marcan eras. Yulimar Rojas y Caterine Ibargüen llevaron la competencia por el reinado en el salto triple a niveles taquilleros en los últimos años. Dos guerreras. Mujeres hechas a puro esfuerzo ante entornos adversos. Venezuela y Colombia las vieron nacer y hoy en día celebran sus triunfos. Sus banderas amarillo, azul y rojo dominan en los máximos escenarios del atletismo. Comparten los colores y ese fuego sagrado que identifica a los que nacieron para ganar.

Yulimar se lleva el premio AS América que también es reconocimiento a los resultados y la evolución del deporte femenino en Latinoamérica. Inició compitiendo en salto alto y los 100 metros con vallas. Tiene 23 años y unas piernas infinitas que le permitieron volar hasta los 15,02 en el Meeting de Madrid 2017. Su talento fue revalidado con la medalla de plata en los Olímpicos de Río y el primer lugar en los Mundiales de Portland 2016, Londres 2017 y Birmingham en marzo de este año.

Tras estar en lo más alto del podio sufrió una lesión que la puso frente a su rival más feroz… ella misma. Seguir el resto de la temporada por TV fue un golpe de madurez y combustible para preparar su revancha del próximo año en Doha, junto a su entrenador Iván Pedroso. Un vínculo que inició gracias a Facebook y que aún no ha tocado techo. El cubano es un forjador de atletas con ambición deportiva sobre todas las cosas. Yulimar, materia prima de calidad. Los 15,50 de Inessa Kravets la desvelan tanto o más que las medallas y los títulos.

0 Comentarios

Normas Mostrar