Sigue la maldición del Barça

El maleficio de los minutos finales le volvió a hacer una mala pasada al Atlético. Cuando parecía que el gafe del Barça para el Cholo y la ausencia del gol de Diego Costa podrían pasar a mejor vida llegó el empate de Dembelé en un regalo defensivo (inusual) de la zaga atlética. Pero la lección más importante la debe volver a sacar Simeone. Un primer tiempo ultradefensivo que aburrió a propios y extraños y luego, cuando se soltaron un poco más la melena, en especial con la salida de Vitolo, el Atlético volvió a demostrar que tiene argumentos para hacer cosas importantes.

Una pena que el centro del campo cholista jugara más pensando en tapar agujeros que en buscar espacios para Griezmann. Lemar y Saúl estuvieron desaparecidos en combate y al final, cuando estás como norma habitual jugando con el pasito atrás, te cuesta bastante buscar el área rival. El empate sabe a poco y por enésima vez lo mejor del Atlético estuvo en la grada. Soberbio el tifo del inicio del partido y el apoyo de los aficionados a sus colores. Es el momento para que el vestuario dé un puñetazo encima de la mesa y corresponda al apoyo que recibe de su gente. El miércoles ante el Mónaco no vale el empate, Cholo. Hay que ganar para cerrar la clasificación en la Champions. Y luego pensar ya en el choque ante el Girona.

0 Comentarios

Normas Mostrar