Temas del día Más temas

De Madrid a Springfield, aquel viaje irrepetible

Era el viaje al lugar en el que todo empezó. Y tuve la suerte de hacerlo en 2007 junto a quien revolucionó el baloncesto europeo, de nombre Pedro y apellido Ferrándiz. Un vuelo Madrid-Boston y posterior salto a Springfield, Massachusetts, la cuna del baloncesto. En mi mesa de la redacción guardo la llave que me abrió todas las puertas en aquel viaje: una placa con las palabras ‘VIP GUEST’. Y es que eso era yo, el invitado de Pedro Ferrándiz, el segundo español en el Hall of Fame tras Antonio Díaz-Miguel (1997).

Lou Carnesecca y Charles M. Newton ejercieron de padrinos de Pedro. "Durante algún tiempo he pensado que este honor se me ofrecería a título póstumo", así empezaba su discurso. Lo leyó en español y Szczerbiak lo tradujo al inglés. El resto del viaje fui yo quien lo hizo. Al cenar junto a Phil Jackson o Dominique Wilkins, al viajar junto a Pedro en un ascensor con Chuck Daly en mi codo derecho, Clyde Drexler en el izquierdo y ante mí, Bill Russell. "Perdona si no te pude atender mejor, pero estaba en una nube", me dice Pedro cada vez que hablamos del viaje. No es poesía. "Estaba empastillado por un dolor de espalda terrible", recuerda. En una nube estábamos otros, los que guardamos la placa de ‘VIP GUEST’ como si fuera el anillo de campeón NBA. Gracias, Pedro.

0 Comentarios

Normas Mostrar