Cuando el yo es mejor que el nosotros

No cuenten conmigo para machacar a Lopetegui. Es fácil imaginar la pena que está sintiendo el ahora exentrenador del Madrid y eso merece el máximo respeto humano. Sin embargo, porque el vasco estuvo cuatro meses en el banquillo merengue, es lícito referirse a él y a lo que hizo, y compararle con el nuevo técnico. Entre las numerosas diferencias destacables entre los dos, hay una que me parece mucho más importante de lo que se puede pensar. Algo que, para mí, va más allá del detalle, de lo puramente anecdótico. Una de las cosas que más me chocaba, por decir la verdad que me ponía de los nervios, era la incapacidad de Julen de usar el “yo”. Algo que ocurría también cuando ejercía de seleccionador. No recuerdo una conferencia de prensa o una entrevista en la que haya hablado en primera persona. Siempre decía “nosotros”, incluso cuando la pregunta era sobre él mismo.

Seguramente se podría explicar por una voluntad de aparecer como humilde y de valorar el trabajo colectivo. Pero también se podría interpretar como un deseo de diluir su propia responsabilidad, de repartirla entre los demás. Todo lo contrario a Santiago Solari. Y eso que el entrenador todavía no ha firmado ningún contrato como técnico del primer equipo (y que ni siquiera sabe si lo va a hacer). El argentino asume integralmente el “yo” y lo usa a menudo, al igual que “lo mío”, “a mí” y otros tipos de referencia a la primera persona. Sin que le impida hablar de “nosotros” cuando expresa la realidad del grupo. Una forma de expresarse que denota confianza, fuerza y ambición.

0 Comentarios

Normas Mostrar