presentado por
Competición
  • Champions League
  • Mundial de Clubes

Benzema: pedirle peras al olmo

A pesar de que el engrasado aparato propagandístico que rodea al club se haya empeñado desde la pretemporada en intentar vender lo contrario, Benzema no es 9 ni lo va a ser en la vida. Por mucho que lo intente. Después de un arranque de año en el que parecía mentalizado para mutar en killer, al final la cabra tira al monte y el francés vuelve a sus porcentajes habituales. Ni más ni menos. El problema es que este año le toca llevar el peso goleador del campeón de Europa y esa camiseta le queda grande. Por primera vez desde que llegó al Madrid se le va a juzgar por goles y no por su brillante juego asociativo o su fantástico último pase. Y ese examen es complicado de aprobar. Hará buenos partidos porque es un futbolista excepcional, pero es evidente que no se siente cómodo como referencia ofensiva principal del equipo. Ni se siente ni se sentirá, porque lo que no puede ser no puede ser y, además, es imposible.

0 Comentarios

Normas Mostrar