presentado por
Competición
  • Liga Colombiana II
  • LaLiga Santander
  • Premier League
  • Bundesliga
  • Campeonato Brasileño Serie A
  • Ligue 1
  • Serie A
  • Liga Chilena

Ese polémico Girona-Barça en Miami...

La confirmación de que el Girona-Barça de enero está ya programado para Miami (y preparados detalles, como ofrecer 1.500 vuelos gratis a abonados del Girona, o a poco costo, si no son pura ida y vuelta, y hasta compensación a los que no vayan) ha reavivado, más en estos días sin fútbol, el debate sobre la iniciativa. A la discusión futbolística, se suma otra: en estos días que vivimos, muchos temen que el partido se convierta en un aquelarre de lazos amarillos. Ciertamente un Girona-Barça en Miami, primer partido de LaLiga fuera de España en la historia, es una tentación muy golosa para los CDR, tan activos estos días.

Pero no hay que salirse del fútbol para encontrar polémica. La AFE amenazó huelga, Rubiales sigue en que no se da por enterado porque no ha recibido noticia oficial, dos capitanes del Barça, Busquets y Piqué, se han posicionado en contra...Harán falta, además, permisos de Exteriores, CSD, UEFA, CONCACAF, Federación USA y de la propia Federación Española. Y se alza el argumento de que la iniciativa de jugar un partido en campo neutral altera la esencia misma del campeonato, que consiste en que todos se visiten entre sí. Con alguna frecuencia ha habido partidos en campo neutral, pero por motivos de fuerza mayor, no de forma programada.

Frente a eso, Tebas ve la ventaja de la difusión de la imagen de LaLiga y sabe que cuenta con la aquiescencia plena del Girona (sus capitanes no fueron a la reunión de AFE) y del Barça (cuyos capitanes me figuro que acabarán tragando y quedando mal). Respecto a Rubiales, arrastra los pies, pero no se ha opuesto tajantemente. La final de la Supercopa en Tánger (algo parecido, pero no lo mismo), le tiene condicionado. Tebas sigue firme, seguro de que su idea es buena y de que tiene respuestas para todas las pegas que surgen por tantos frentes. Tomó nota de un intento frustrado de la Premier hace cinco años para trazar su ruta. Veremos.