El sueño más compartido

La España de Lucas Mondelo ha estado de retiro en los cuarteles generales de L’Alqueria del Basket en Valencia. Allí prepara, de momento de puntillas, uno de los retos más grandes de esta generación. Antes del Mundial, sin embargo, le espera un calendario de lo más exigente. En Valencia se juntan este fin de semana los tres países que subieron al podio en el O2 Arena de Praga: España, Francia y Bélgica. En su ruta hacia Tenerife, también se medirá ante Australia, Japón y Argentina. Mondelo ha acumulado carga de trabajo en los primeros días de concentración de Valencia y ahora recibe a Astou Ndour, la única jugadora que ha tenido carta blanca para jugar la WNBA con Chicago Sky y que, como en Río, vuelve a ocupar el lugar de Sancho Lyttle, lesionada esta vez en su rodilla con Phoenix Mercury.

Mientras España se pone a punto en Valencia, Tenerife vive con intensidad los días previos a un torneo que movilizará a casi 1.500 personas y que la isla ha adoptado con cariño, empezando por su mascota, la tortuga Tina, que bien puede valer como cálida bienvenida para las 16 selecciones que estarán en Santa Cruz y San Cristóbal de la Laguna. No se puede decir que España jugará sin presión. Es actual campeona de Europa (con la MVP Alba Torrens), plata mundial y plata olímpica. Pero va a tener todos los condicionantes a favor. No sólo para hacer un gran torneo, también para disfrutarlo. Otra cosa, eso sí, es Estados Unidos, oro en los últimos seis Juegos y que perdió su último gran partido en las semis del Mundial 2006. Sólo hace falta leer cómo recuerda Diana Taurasi aquello para saber que a Tenerife no irán de vacaciones.