Pogba y el Barça: una necesidad innecesaria

Pogba está en la órbita del Barça y a algunos les suena a frivolidad. ¿Para qué quiere el Barça a Pogba? ¿Ha demostrado Pogba lo suficiente para la aureola que arrastra? ¿Rentabiliza el mucho dinero que cuesta? Son preguntas que nos hacemos todos. En realidad nos gusta jugar a futurólogos, cuando lo más bonito y especial del fútbol es su maravillosa impredecibilidad. Una cosa sí esta clara: este Pogba, el Pogba campeón del mundo, el que dio un paso adelante en su último año en el United, no es el Pogba de antes.

Necesitaba el francés técnicos con los que entender el juego y entenderse a sí mismo. Llevaba años creyéndose lo que no es. Se marchó del United a la Juventus porque quería ser mediapunta y no mediocentro. Sentía que estaba por encima de cualquier análisis de sus entrenadores. Con Mourinho y Deschamps la cosa ha cambiado. A futbolistas como él no se les puede decir lo buenos que son, porque en realidad no son tan buenos. No son estrellas, no son decisivos. Cuanto más se hable de ellos, peor. Su juego, más que estridente, debe ser silencioso.

Y, sin embargo, es Pogba, un centrocampista colosal para actuar como interior junto a otro mediocentro más destructor. Capaz de ocupar campo, ayudar en defensa, llegar al ataque y aportar calidad. Nadie pensó que haría el Mundial que hizo, pero fue clave en la conquista del título por parte de Francia. Ahora nadie piensa que sea necesario en el Barça, un Barça que este año no se conforma con ganar la Liga. Cuanto menos se crea en él, mejor futbolista es. Ya se demostró.