Primer tiempo para enmarcar

Una primera mitad soberbia del Atlético. El bloque de Simeone sigue dejando claro que este año no hay nadie que se le suba a las barbas cuando juega al fútbol. El Valencia salió a imponer su condición de local, pero se dio cuenta que el poderío de Koke en el centro, las internadas de Juanfran y Filipe, el poder de desequilibrio de Correa y Lemar era una penitencia que tenía en Diego Costa el castigo para la defensa. Los de Simeone pudieron dejar sentenciado el partido. El balón corría a gran velocidad y siempre buscando el área rival. Al final llegó el gol de Correa en una buena asistencia de Griezmann, quien todavía sigue físicamente a años luz del resto de sus compañeros.

Pero en el segundo tiempo, en un misterio que sigo sin entender, se la comió Godín por alto y Rodrigo exhibió sus dotes goleadoras. Los rojiblancos, que hace dos años eran los más temidos de Europa por alto, ahora se las tragan en defensa y en ataque no huelen una. Esto debe corregirse de manera inmediata.

0 Comentarios

Normas Mostrar