Es clave que tengan visibilidad

Mayo de 2015. España e Inglaterra Sub-17 se jugaban el pase al Mundial masculino de la categoría en Bulgaria. Los ingleses vencieron en los penaltis. “Me da pena porque en España sí valoran la cantera”. El comentario fue de un periodista inglés y refleja el cambio de mentalidad que se ha producido en los últimos años en su país. En poco tiempo Inglaterra ha pasado de olvidar su cantera a mimarla. Ahora acumulan éxitos en las inferiores y lo trasladan a la absoluta (semifinalistas en el último Mundial). España dominó el inicio de este siglo, Alemania la imitó y ahora otras siguen el modelo.

La parte formativa es importante, pero también la visibilidad. Asensio, Ceballos o Rodrigo fueron protagonistas en 2015 (campeones Sub-19) cuando aún eran semidesconocidos. Portadas de periódicos, aperturas de informativos... Eso les hacía sentirse importantes, creer en el modelo. Acudir con ganas a cada llamada de La Rojita, aunque suponga pasar semanas fuera de casa siendo prácticamente adolescentes.

En el fútbol femenino esa visibilidad es clave para su crecimiento. Quien haya podido seguir en Las Rozas algún entrenamiento de las jugadoras de Jorge Vilda habrá comprobado que cada vez despiertan más interés (les animo a hacerlo cuando haya jornada de puertas abiertas). Allí suelen acumularse grupos de jóvenes (chicos y chicas) para buscar una foto con las jugadoras que ven por la tele. En el mismo lugar donde ven a Ramos o Piqué, ahora piden fotos a Amanda o Jenni Hermoso. Eso es un elemento motivador más para estas jugadores que ahora luchan por el Mundial Sub-20. Cuidar nuestro fútbol es responsabilidad de todos.