Tras Cristiano, el Calcio va por Modric

Después de que la Juventus se llevase a Cristiano por una décima parte de su cláusula, el Inter se ha atrevido a tentar a Modric. Precisamente el Inter acaba de llevarse a Vrsaljko, su compañero de selección. Se diría que el Calcio se está creciendo, como deseando recuperar aquel tiempo en que ningún jugador se sentía pleno si no triunfaba en Italia. Hablo de los ochenta y los noventa, cuando los derechos de televisión allí eran mayores, cuando España era todavía poco y cuando el espléndido aislacionismo inglés les hacía aún mirar con sospecha a cualquier jugador de fuera. Algo a lo que Ardiles y Villa fueron raras excepciones.

Ahora el Calcio está de vuelta, un poco como la Rusia de Putin, que quiere rehacer su imperio, ya sea por las malas (Crimea) o por las buenas (el Mundial). Costó muy poco llevarse a Cristiano, casi nadie al aparato, por el procedimiento de meter el cuchillo en la discordia entre el crack y Florentino, que no se soportaban. Habida cuenta de lo que se pide y se paga hoy por jugadores de medio pelo, su precio fue una ganga, a pesar de su edad. Ahora el Inter viene a por Modric y Florentino tiene como toda respuesta remitirse a la cláusula, 750 millones, algo que le deja más en evidencia en el caso Cristiano. ¿Por qué, si tienen casi la misma edad?

Si esto ha corrido es porque Modric lo ha querido. Y si lo ha quierido es por una de estas dos cosas: o porque quiere más dinero, ya que Hacienda aprieta como no lo hacía antes ni ahora en Italia, o porque le asalta la misma picazón que a Zidane y Cristiano, que han saltado del barco porque algo no les gusta. Modric tiene 32 años, ha rendido grandes servicios, fue un raro acierto de Mourinho, por cierto (hasta el peor escribano escribe una línea sin borrón), y ha sido el mejor jugador de la Copa del Mundo. Merece algo más que una referencia a su cláusula, que no viene a ser sino señalar con el dedo el precio del artículo en el escaparate.