presentado por
Competición
  • Liga Colombiana II
  • Champions League

Luis Enrique compareció con buena cara

La Federación hizo una presentación de Luis Enrique con aire nuevo, flanqueándole con Molina (el director deportivo) y Rubiales, los tres sobre taburetes, impecables ante un fondo rojo con los nombres de los patrocinadores. Un buen escenario para una presentación en la que Luis Enrique estuvo correctísimo, y también la prensa que le interpeló. Luis Enrique y la prensa no nos hemos venido llevando bien, pero eso es algo que no tiene por qué afectar ni al público en general ni al funcionamiento del equipo. Y en todo caso, si este tiempo es distinto, pues mejor que mejor. La concordia siempre es buena, para el fútbol y para todo.

A mí me parece un buen seleccionador, llamado a hacer frente a la misma tarea que hizo en el Barça. Allí heredó el equipo de Guardiola, averiado por los años y por el paso de Martino. Chocó con Messi y sufrió un serio pase de castigo, pero aquí no hay un Messi. Se habla mucho del caciqueo de Sergio Ramos, pero la dimensión que tiene Messi en el Barcelona no la ha tenido nadie en la Selección desde Ricardo Zamora, del que ya casi nadie se acuerda. Luis Enrique tiene ganas y energía para ponerse al frente de un equipo abocado a la renovación. Y anuncia que quiere hacerlo sin renegar del estilo. Como en el Barça.

Iniesta no va a volver, salvo para un homenaje que anda por ahí pendiente, que en cierto modo será el homenaje a una época. De Piqué no estamos tan seguros, o al menos no quedó tan claro: “Es algo personal”, dijo Luis Enrique. Piqué anunció un día de enfado su salida tras el Mundial, pero al final del mismo no lo corroboró. Ojalá siga, porque es una posición en la que no estamos fuertes. Por lo demás, el nuevo seleccionador dijo que maneja setenta nombres, pero por dónde va de verdad no lo sabremos hasta que dé la primera lista. Se estrenará en septiembre ante Inglaterra. Luego toca Croacia, nada menos. Empieza una nueva época.