El Tour y la gestión del caso Froome

Es imposible analizar el arranque del Tour de Francia sin mencionar el caso Froome. Un problema cuya gestión ha sido patética y cuya resolución viene marcada por la intención de veto de la ronda francesa. Desde fuera ha parecido que ese intento de exclusión del británico lo precipitó todo. ¿En cuanto a su absolución? Sinceramente, no puedo opinar de los detalles, porque no los conozco en profundidad. Pero tampoco soy ajeno a que la sensación que ha dejado la resolución es que no se trata a todos los ciclistas de la misma manera. Corredores como Petacchi o Ulissi fueron sancionados por casos muy similares al de Froome, que en cambio ha salido absuelto. Todo ello por algo que ocurrió en septiembre y que hasta ya entrado julio no se ha podido decidir. La imagen del ciclismo otra vez ha salido maltrecha.

Centrándonos en lo deportivo, el propio Froome partirá como máximo favorito, con la única incógnita de ver cuál es su estado físico tras haber ganado el Giro. Parece haber tenido tiempo de recuperación y contará con un gran equipo para hacer frente a una nómina de rivales amplia, de la que alguno caerá pronto. Hay muchas expectativas en Dumoulin, aunque dudo de que sea su año. Porte, Nibali o Bardet también amenazan, aunque es el Movistar el que tiene más armas. Muy importante será la gestión del equipo, con dos líderes claros como Nairo y Landa. Veremos si alguno trabaja para el otro en algún momento, o cómo se organizan. El español tendrá una presión enorme. A día de hoy, parece el único capacitado para hacer olvidar a Contador y pelear al menos por subir al podio.

0 Comentarios

Normas Mostrar