Caracol Radio
NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

Alemania es el Real Madrid del Mundial

Actualizado a

Alemania tuvo un pie fuera y la salvó Kroos, con un tiro científico, ya en ‘zona Cesarini’, como fueron los dos de Brasil. Las grandes de la historia (Brasil, Argentina, Alemania...) están sufriendo en este campeonato, pero ninguna lo ha llegado a tener tan mal como Alemania. En el 94’ estaba 1-1, jugando diez contra once. Ese empate no le valía. Suponía que en la última jornada una igualada en el México-Suecia les valiera a ambos para pasar. Todos sabemos que cuando un empate conviene a las dos partes es difícil que uno de los dos gane. En Italia se llama ‘biscotto’, en España, pacto de paz, en Alemania no sé cómo. Se tiene por inevitable.

Kroos lo evitó. Al momento, un buen amigo atlético me mandó un mensaje: “Alemania es el Real Madrid. ¡Qué coñazo!”. Lo de coñazo es su desahogo atlético, pero la primera aseveración la suscribo. Alemania en la Copa del Mundo viene a ser lo que el Real Madrid en la Copa de Europa. Con o sin juego, viven con la convicción profunda de que la victoria es siempre posible, porque es tanto su derecho como su obligación. Si juegan bien, pues les resulta muy fácil. Si juegan mal, les resulta muy difícil, pero en el peor trance saben que siempre puede pasar algo. Ayer pasó el golpeo perfecto de Kroos a la escuadra contraria.

No jugó bien Alemania, no. Creo que ha llegado pendiente de una transformación. Khedira y Özil ya no están para esto, se vio ante México, Müller, que me figuro que manda mucho, creo que tampoco, por lo que hizo ante México y ayer. Brandt me ha impresionado los dos ratos que ha salido. Pero mientras Löw resuelve sus dudas y el equipo se acaba de recomponer, Alemania sale arrastrada por ese viento de la historia que le impide rendirse. Lo contrario que Suecia, en la que vimos a Guidetti quitarse el balón de encima con un tirito, en lugar de retenerlo y agotar el partido. La suerte ayuda a los que la buscan y por ello la merecen.