Una alegría que cortó Cristiano

Ganar la decimotercera Copa de Europa es motivo de alegría, emoción y pasión de todo el madridismo. El Rey de Europa asombraba al planeta una vez más. Pero fue un final raro, con sabor agridulce. Con más preguntas que cánticos de celebración. Cristiano se encargó de reventar la fiesta hablando de su incierto futuro. Si son los fans los que le quieren fue muy ingrato comunicarles que su paso por el Madrid “fue bonito”. Sí, en pasado.

A más de uno se le cortó la digestión de la victoria, pero a muchos le enfadó una barbaridad. Anoche uno de los gritos más escuchados en Cibeles fue “Cristiano, quédate”. Hoy tendrá varios plebiscitos por los que pasar durante la celebración. En Cibeles y en la fiesta del Bernabéu deberá de ser contundente en su discurso. Siento que ha jugado con los sentimientos del madridismo y eso no se debe permitir nunca en una noche así. Cristiano, no has estado a la altura.

0 Comentarios

Normas Mostrar