David jugó una final... y la ganó

Se apaga el Carrusel, deséame suerte”, entona Vetusta Morla desde Tres Cantos, no lejos de ese Wanda Metropolitano donde el Sevilla soñará con su 10º título desde que amaneciera, en 2006, esta gloriosa época blanquirroja. Un equipo que sigue dando una versión de orgullo y fútbol en noches grandes como la de hoy, pero al que este año ha abandonado el dominio de las áreas. Poco gol a favor y facilidades en contra, comenzando por unos tres palos sin continuidad desde SuperPalop.

Ni siquiera la internacionalidad con España apartó a Sergio Rico de la sospecha y las dudas se le han acumulado al número 1 tanto como para que Montella dé la titularidad a David Soria. David ya jugó la última vez en la que el Sevilla levantó una copa, la Quinta de Basilea 2016 con el Liverpool. Cuatro días después Rico sucumbía en otra final, ante el Barça. Y aquello ocurrió en el Calderón, Carrusel de ilusiones que ya se apagó para dar paso a otro coliseo colchonero. Igual en el Wanda, con Soria, cambia de nuevo la suerte del Sevilla.

0 Comentarios

Normas Mostrar