presentado por
Competición
  • Europa League

Dembélé contra el Espanyol: 140 millones a 14... Y ni se notó

Dignificó Quique, y por tanto el Espanyol, la Supercopa de Catalunya, con un once titular exclusivamente formado por jugadores del primer equipo. Incluso Pau, pese al riesgo que suponía alinear al único portero disponible en ausencia de Diego López, y también por encima de que entre esos 12 ‘mayores’ no hubiera un solo delantero centro. Eso fue justo lo que echaron en falta los pericos durante un buen tramo del partido, en que Piatti se esmeró para cubrir esa carencia: bien en los movimientos de ruptura, errático en la definición. Por lo demás, fue el Espanyol ‘in crescendo’, incluso en posesión, ante un Barcelona en ocasiones volcado al contragolpe —el mundo al revés—, seguramente gracias a la acumulación en la medular de jugadores de toque: Jurado, Granero, Darder, Roca, Melendo...

En definitiva, un buen equipo el desplegado por el Espanyol en Lleida que, sumando el coste de todos los fichajes —e incluso contando los ocho por Darder que se pagarán en cuatro años a partir del próximo—, da 14’8 millones, justo una décima parte de lo que al Barça le ha costado el inefable Dembélé. Y todo ello para que la goleada, al menos de ocasiones, fuese a la inversa, lo que hizo merecedor del trofeo al Espanyol, máxime con el más que probable penalti de Costas sobre Puado. Atrevido el canterano, como también Pedrosa y Álex López, quienes incluso tuvieron sendas ocasiones a poco de entrar. Quizá hubiera estado bien ver a más jugadores del filial que, como quiera que no perdieron en el tiempo reglamentario sino en la tanda de penaltis (otra vez le tocó a Jurado, como ante el Alcorcón), siguen invictos. 

0 Comentarios

Normas Mostrar