El capricho de operarse en Brasil

Finalmente Neymar pasará por el quirófano. El jugador no ha querido esperar un tiempo prudencial para ver la evolución de su lesión. Podría haber optado por un tratamiento conservador, que le habría dejado fuera de los terrenos de juego durante el mismo tiempo más o menos, pero sin la certeza de que el callo de la fractura se consolidará con el mismo éxito. Pasando por el quirófano se asegura una vuelta más rápida y así llegar a punto para el Mundial y con un poco de suerte a la recta final de la temporada con el PSG.

La intervención quirúrgica consiste en la colocación de un tornillo de osteosíntesis para sintetizar la fractura. El tiempo de evolución para la formación de callo de fractura oscilará entre cuatro y seis semanas para, posteriormente, aumentar la carga de trabajo física de tal forma que el jugador brasileño estará en condiciones de nuevo, en un período entre ocho y doce semanas en total, para la alta competición a un pleno rendimiento.

Pero extraña también ver que los caprichos de los jugadores existen en todos los países, no sólo con los futbolistas foráneos de LaLiga, ya que Francia es un país puntero a nivel mundial en traumatología deportiva. Sin embargo, el jugador prefiere operarse en su país de origen. En Brasil con muchas horas de vuelo de por medio... No es la primera vez que vemos este tipo de decisiones por parte de los futbolistas...

0 Comentarios

Normas Mostrar