El Barça ya mira por el retrovisor

Acostumbrado como estaba a vivir en una posición más que plácida en el último mes, el Barça tendrá que volver a mirar la hoja del lunes para saber exactamente por dónde viene el Atlético. El Barça lleva 23 partidos sin perder y aun así lo tiene a siete puntos, así que ya puede intuir que recuperar LaLiga será duro. No puede haber demasiados reproches a un equipo que tiene cumplidos sus objetivos al cien por cien a día de hoy. Pero tampoco debería engañarse.

En los últimos partidos anda justo. Ganó con cierta fortuna y un empujón arbitral al Alavés y empató casi de milagro contra el Espanyol. Al Getafe, aunque lo mereció, no lo pudo derribar. La Copa ha sido durísima: Celta, Espanyol y Valencia. Agotador.

Lo peor que dejó el partido para el Barça, más incluso que vuelva a meter al Atlético en la carrera, fueron los multimillonarios fichajes. Coutinho no fue Iniesta ni de lejos y más que aclarar, enmarañó el juego con sus continuos arabescos. Apunta cosas, pero le queda un máster por aprender al lado del capitán. Luego está lo de Dembélé. Lo peor no es que no le salieran los unos contra uno, es que directamente no toma ni una buena decisión. Es cierto que regresaba, pero no es la primera vez que parece en otro universo. Jugadores como Mina, que cumplieron pese a algunos desajustes, merecen tiempo. De inversiones por valor de 305 millones de euros se esperan impactos brillantes e inmediatos, no acciones mediocres como norma.

0 Comentarios

Normas Mostrar