Barcelona de Messi, Cornellà del Espanyol

Con la presencia en la grada de Lauridsen, talismán en Cornellà (el Espanyol no pierde cuando él está), nada debía salirle mal al Espanyol. Y menos aún en un derbi como los de antes, en el que solo faltaron ‘looks’ como el del ‘Gran Danés’ con su bigote y su melena, porque de lo demás estuvo sobrado: igualdad, frío, lluvia, viento y un campo cada vez más embarrado. Y victoria perica, igual que en aquellos 80 en que los presupuestos no deparaban diferencias insalvables. Soñó la grada con el ‘Gerardazo’ durante unos minutos, con el primer gol del canterano al Barça gracias a una formidable asistencia de Sergio García. Luego, el gol de Piqué, el tocayo de Moreno, puso agua al vino, tanta como la que se posaba sobre el césped. Y se vino el lío.

Para entonces, ya había entrado otro Lío (como lo llaman en Argentina): Messi, sin el cual había demostrado el Barcelona ser un equipo cercano a lo vulgar. Se podría considerar el Barcelona de Messi, del mismo modo que supuestamente el Espanyol de Barcelona dicen que es de Cornellà. O a lo mejor es que Cornellà es del Espanyol, como se ha venido demostrando en los dos últimos derbis, primero con el 1-0 en la Copa y ahora con un empate de orgullo en LaLiga. Con Chen presente en el estadio. Y también Lauridsen.

0 Comentarios

Normas Mostrar