Amable arranque para Nadal con una paliza a Víctor Estrella

OPEN DE AUSTRALIA

Amable arranque para Nadal con una paliza a Víctor Estrella

Rafa Nadal bromea con Víctor Estrella Burgos.

MARK CRISTINO

EFE

El español pasó por encima del dominicano, que no le exigió mucho en su primer enfrentamiento. Se cruzará en segunda ronda con el argentino Leo Mayer.

Melbourne

Con un atuendo que recordaba al de sus años mozos y a su yo cibernético en el añorado Virtua Tennis —camiseta gris sin mangas y pantalón rosa con zapatillas a juego—, Rafa Nadal tuvo un arranque muy amable en el Abierto de Australia. El número uno del mundo calentó en el impresionante Rod Laver Arena con una paliza a Víctor Estrella Burgos (37 años y 81º), que no le exigió mucho y le permitió jugar la mayor parte del tiempo en una baldosa, pegado a la línea de fondo y sin necesidad de hacer desplazamientos bruscos. Las pocas veces que los hizo, estuvo ágil. El triple 6-1 que firmó lo dice todo.

Fue un test positivo, pero que no despeja demasiado las dudas sobre el estado físico del balear. Se le vio bien, con la derecha corriendo como de costumbre, buenos saques y por poner un pero, algunos errores no forzados evitables. Encajó muy pocos golpes ganadores (10) de un Estrella Burgos justito de recursos y muy amigo del revés cortado que intentó tirar de orgullo en el sexto juego del segundo set, cuando ya perdía 5-0. Le sirvió para darse el gusto de colocarle un break a Nadal, recuperar autoestima y evitar el rosco que le rondó en los tres parciales. Pura anécdota.

Se supone que Leo Mayer será un rival más duro en una segunda ronda que alcanza Rafa por duodécima vez en sus trece participaciones en el primer Grand Slam del año. El argentino, que se deshizo sin problemas del chileno Jarry (6-2, 7-6 (1) y 6-3), le arañó un set al español en el US Open, aunque luego cayó en cuatro y nunca ha ganado en los cuatro duelos particulares. En el horizonte aparecen Millman o Dzumhur y ya no está Isner, pronosticado como contrincante de Nadal en octavos. Tampoco siguen por ese lado del cuadro Anderson ni Sock. Buen camino para recuperar poco a poco sensaciones y acercarse al hito histórico de ganar al menos dos veces cada uno de los cuatro grandes. Eso si la rodilla derecha aguanta. De momento, lo parece.

0 Comentarios

Normas Mostrar