Colombia B
Depor FC DFC

-

Quindío QUI

-

Champions League
NBA
Boston Celtics BOS

-

Milwaukee Bucks MIL

-

Philadelphia 76ers PHI

-

Miami Heat MIA

-

Golden State Warriors GSW

-

San Antonio Spurs SAS

-

Cinco del Madrid en el once de la UEFA

Cinco del Madrid en el once de la UEFA

Cinco de los once mejores jugadores de la última temporada UEFA son del Madrid. No resulta extraño, incluso apenas se puede discutir: se trata de Sergio Ramos, Marcelo, Kroos, Modric y Cristiano. ¿Quién podría levantar a alguno de ellos de esa alineación? El equipo lo completan Buffon, Alves, Chiellini, De Bruyne, Hazard y Messi. Es la elección de 800.000 internautas de todo el mundo, criterio extraído de tantos partidos vistos por televisión, de tantas lecturas y conversaciones. Me suena justo. El Madrid, campeón de LaLiga (la mejor), la Champions, las dos Supercopas y el Mundialito aporta más que nadie. Normal.

El trastorno es que de golpe ese grupo se haya venido abajo. A la vista de las últimas semanas, Marcelo no estaría ahí, por la pereza con la que retrocede. Tampoco, quizá, Kroos ni Modric, que no manejan los partidos como antes. ¿Y Cristiano? Tiene días y días. Aquella sensación de poderío, la certeza de que el Madrid salía ganando 1-0 cualquier partido gracias a él, ha desaparecido. De todos, nos queda Sergio Ramos, que con sus cosas sigue siendo un central de rompe y rasga que pinta la raya, se maneja muy bien con el balón y en los momentos extremos acude al ataque en busca de un gol improbable que con él resulta probable.

Ese paso atrás del Madrid no tiene fácil explicación. El fútbol es un misterio ecológico que como viene se va. Zidane acertó al liberar a sus jugadores del asfixiante modelo Benítez, pero el sistema que creó ha degenerado de golpe en un modelo acomodaticio en el que todos pierden. Titulares cómodos, suplentes abatidos. Eso es el Madrid ahora. A día de hoy, a nadie le saldrían cinco madridistas en el primer once de la UEFA y, fíjense, sí se mantendrían varios de los otros seis. Ese es el apuro de Zidane: tiene jugadores grandes, pero ya no lo parecen. Año de Mundial, quizá. Ahora cuenta con Bale como ‘electroshock’. Quizá funcione.