Conte es exigente como pocos

Conte es exigente como pocos

El Chelsea empezó la temporada con dudas y con lesiones (la de Hazard, sobre todo) que les impidió seguir el ritmo brutal del Manchester City. Dice Conte que ya no están para la liga (pero quién se lo crea es tonto). El origen del inicio titubeante es el mismo que les hizo ganar la Premier: es muy duro seguir ganando después de ganar, pero lo es más si el entrenador es Antonio Conte. Exigente como pocos, tiene a todo el mundo al filo del ataque de nervios. Eso les ayuda a competir, pero a nadie le gusta estar tanto tiempo en esa zona de incomodidad en la que situa a la plantilla y al club.

Recuperado el belga, que lleva ocho tantos en diez encuentros, y con poco margen para el error, todo el mundo se ha puesto a tiempo las pilas: los de Stamford Bridge llevan seis victorias en los últimos siete partidos. Hazard vuelve a estar entre los cinco mejores jugadores del mundo. Por inteligencia y uso de los espacios, por su capacidad de desborde, por la facilidad con la que ve portería. Conte cambió el sistema de juego ante el Newcastle para darle libertad y estuvo soberbio. El equipo gira en torno a su figura y tiene en Morata al aliado perfecto: no para de moverse, de ofrecerse. Y Eden, ahora mismo, solamente necesita la más pequeña de las rendijas para encontrarle.

0 Comentarios

Normas Mostrar