Griezmann vive y el Atlético, también

Griezmann vive y el Atlético, también

Fe. No hay ninguna afición en el mundo que tenga más fe que la del Atlético. No hay ninguna hinchada que sea más entusiasta que la rojiblanca. Y ya se sabe que la fe mueve montañas. El Atlético se complicó la vida en esta Champions con los dos empates ante el Qarabag y será precisamente este equipo el que podría darle el pase al conjunto madrileño. Los de Simeone ganaron 2-0 al Roma y llegan con vida hasta la última jornada. El Atlético tendrá que ganarle al Chelsea a domicilio y esperar un milagro del Qarabag. Pero si hay que creer, se cree. Cosas difíciles se han visto en el fútbol como para pensar en imposibles. Y ya se sabe que el Atlético, para bien y para mal, es diferente a todos. 

Victoria. El Atlético ganó al Roma haciendo un buen partido, completo, bien disputado, con la misma intensidad de siempre pero con fases de buen juego. El Atlético no ganaba por dos goles desde el 23 de septiembre, cuando venció 2-0 al Sevilla en el Wanda Metropolitano. Dos meses sin marcar dos goles son demasiados para un equipo que tiene en punta a Griezmann, a Gameiro, a Correa, a Fernando Torres... Mucho tiempo, pero, por fin, los goles llegaron y con ellos una victoria importante e imprescindible para el Atlético.

Griezmann. El francés acumulaba 787 minutos sin marcar gol con el Atlético. Una eternidad para un jugador de su clase. Ocho encuentros ha estado sin marcar el delantero rojiblanco, cuyo gol le reconcilia con la afición rojiblanca. Simeone y sus compañeros ya cerraron filas en torno a Griezmann una vez acabado el encuentro ante el Real Madrid. Todos dijeron que los goles del francés tienen que llegar. Llegó el primero, además de una bella factura. Ojalá que a partir de ahora se pueda ver al Griezmann que todos los aficionados esperan.

Torres. Hizo un buen partido, fue de menos a más. El Niño contagia con su lucha, con su pelea, con sus ganas... El fútbol se muchas veces estados de ánimo y el Atlético hasta ahora ha sido un equipo lleno de dudas y de nervios. Empató en el derbi, en un buen encuentro en lo referente a intensidad, y ganó bien al conjunto italiano. Necesitaba el Atleti un partido así.

Ambientazo. La afición se citó en un gran número en el Wanda Metropolitano, animó, cantó, apoyó... Los jugadores saltaron al campo una vez acabado el partido. Lo que ha sido siempre. Si el equipo necesita a su gente, ahí está. El Atlético sigue vivo.

0 Comentarios

Normas Mostrar