La racha se quedó en 16: Waiters y Dragic frenan a los Celtics

HEAT 104 - CELTICS 98

La racha se quedó en 16: Waiters y Dragic frenan a los Celtics

Dion Waiters celebra un triple clave en la victoria de los Heat que pone fin a la racha de triunfos de los Celtics.

Steve Mitchell

USA TODAY Sports

Tras ir perdiendo por 18 puntos, Boston llegó a ponerse a un punto a falta de 3 minutos, pero esta vez no pudo culminar la remontada. Felicidad en Miami.

Los Celtics van a tener un Día de Acción de Gracias algo amargo porque justo en la víspera pusieron el punto final a su racha victoriosa. Se queda en 16 seguidas, la cuarta mejor en la historia de la franquicia empatada con la de los Celtics 1964-65, con Bill Russell causando estragos bajo los aros y con Red Auerbach dirigiendo desde el banquillo. En gran medida, la derrota en Miami se explica por la superioridad mostrada en la pintura por los Heat, quienes anotaron 12 puntos más en la zona (52-40) y capturaron 11 rebotes más (48-37). Pero, sobre todo, por las grandes actuaciones de Dion Waiters (26 puntos, 2 rebotes y 6 asistencias) y Goran Dragic (27+5+4). El backcourt de los de South Beach hizo que los verdes se reencontraran con la derrota 38 días después. Gran triunfo para los de Spoelstra que les permite no alejarse demasiado de la zona de playoffs (8-9).

Esta vez no hubo remontada... por muy poco. Víctima de su escaso acierto en el lanzamiento (33,3% al descanso), Boston llegó a ir perdiendo por 18 puntos en el segundo cuarto. Tras una fenomenal primera mitad, el MVP del último Eurobasket cedió el testigo a Waiters, el encargado de mantener a los locales siempre por delante en el tercer acto. En el último todo hacía indicar que el encuentro seguiría por los mismos derroteros, pero una reacción de orgullo de los Celtics con 0-13 de parcial les colocó a un solo tanto (91-90) a tres minutos para la conclusión. Jayson Tatum (18+7+4, el mejor en los visitantes), Jaylen Brown (no pudo encadenar su cuarta actuación consecutiva llegando a la veintena al quedarse en 14 puntos) y Rozier pusieron picante al desenlace.

Waiters, a quien se le da especialmente bien este tipo de partidos (acuérdense del duelo ante los Warriors del curso pasado), ejerció de verdugo con dos triples —el primero de ellos con mucha fortuna tras tocar el balón la parte superior del tablero— que si bien no hicieron bajar los brazos a los verdes acabaron resultando a la postre decisivos. Kyrie Irving (23) concluyó como arrancó, atacando el aro con agresividad y anotando, pero entre medias se perdió. Y los suyos lo pagaron.

"Como ya dije, estas 16 victorias seguidas eran un espejismo", explicaría Stevens. Puede que no le falte razón, pero su equipo sigue siendo líder de la NBA (16-3) y ahora tiene por delante seis de siete partidos en casa. Oportunidad para seguir sumando victorias y mejorando sensaciones. ya liberados del peso de tener que ampliar la racha cada noche. Esto no ha hecho más que comenzar.  

0 Comentarios

Normas Mostrar