presentado por
Competición
  • Europa League

Cristiano Ronaldo se desespera sin gol

Cristiano Ronaldo se desespera sin gol

Fue en el minuto 74’. Cristiano persiguió por la banda derecha un buen balón largo, lo alcanzó y cruzó un pase raso, perfecto, para Isco, que apostó por la jugada y conectó a gol. Limpio remate, feliz culminación de la perfecta maniobra de Cristiano. Era el 3-0, cerraba el partido, Isco lo cantó feliz. Pero Cristiano se dio media vuelta y volvió hacia el centro caminando, meditabundo, como se vuelve tras un fallo. Los celebrantes que abrazaron a Isco acabaron acercándose discretamente a él, para unirle a la felicidad común. Apenas lo consiguieron. Saludó a los recién llegados pero ni pudo esbozar una sonrisa. Tres goles y ninguno suyo...

Van doce jornadas de Liga y lleva sólo un gol, el del triunfo en Getafe, y lo sufre. En la Champions lleva seis, es pichichi, pero esa cuenta se ve menos, se tiene menos presente. Un gol. Hay suplentes que llevan más. Un gol con 48 disparos a puerta, mientras Messi lleva 12 con 69. Bien mirado, pone todo de su parte. Ayer acudió a la cita del gol con entusiasmo y fe, pero el gol no acude. Un tiro le salió lamiendo un palo, otro la escuadra, un cabezazo se lo detuvo Raúl, dos faltas a la barrera...Otras veces no le llegó el pase que esperaba... Todo ello con un gesto de angustia que se detectó desde el principio y que fue a más según marcaban otros.

Fue lo más llamativo de una noche en la que el Madrid fue de menos a más. La revolución de Zidane se quedó en poco: de salida, sólo Asensio y Vallejo, que estuvieron ambos bien. El partido empezó plomizo, con los madridistas inseguros, atrapados en su mufa. Apretaban y obtenían córners. De uno de ellos llegó el gol de Casemiro, cerca del descanso. Una liberación. La segunda mitad fue más movida y Asensio marcó uno de esos goles que sólo marca él. Luego llegaría el de Isco. Las Palmas mostró momentos de buen toque y exhibió a un Vitolo recuperado, pero sin Boateng ni Roque Mesa no es lo que era.